crimen-padre-futbolista-torneo-amateur-tortuguitas
El padre de un futbolista amateur asesinado en una pelea que se originó por una jugada durante un partido en un complejo de canchas de la localidad malvinense de Tortuguitas murió a raíz de un traumatismo de cráneo producto de los golpes recibidos en la cabeza, según los resultados preliminares de la autopsia, informaron hoy fuentes judiciales.

De acuerdo a los médicos forenses, Juan Mateo Noriega (63) sufrió una “hemorragia y traumatismo encéfalo craneano” que le produjeron la muerte.

Si bien las fuentes no detallaron si fueron puntualmente las patadas que los testigos afirman que recibió la víctima las que le provocaron estas lesiones, sí coinciden en que las mismas estuvieron ocasionadas por “golpes”.

En tanto, el juez de Garantías 5 de San Martín, Nicolás Schiavo, debe resolver si convierte la aprehensión en detención formal de Carlos Ezequiel Romero (29), Sebastián Osmar Soria (35), Lucas Nahuel Lopez (21) y Mónica Celina Romero (33), quienes ayer fueron indagados por el delito de “homicidio agravado por alevosía”, que prevé la pena de prisión perpetua.

Según las fuentes, así lo solicitó ayer el fiscal de la causa, Carlos Hermello, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 18 de Malvinas Argentinas.

De hecho, el expediente se encontraba hoy en el despacho del magistrado, a la espera de que éste se expida sobre el requerimiento de la fiscalía.

Por su parte, Marcelo Noriega, hijo de la víctima, ayer pidió que los responsables del crimen “vayan todos presos”.

En declaraciones en Telefe, el joven recordó el momento en el que también le pegaron a él y cayó al piso: “Cuando me pegaron me caí, miré para el costado, vi que le pegaron a mi papá y lo vi caer. En ese momento si yo no me cubría la patada que me tiraron en la cara, no la contaba”, contó.

Consultado sobre el hecho, el hombre dijo que “fue todo sorpresivo”, ya que en el predio nadie conocía al otro equipo, Deportivo Nogués.

Según sus dichos, por información que recibieron con posterioridad al crimen, “ese equipo ya tenía problemas de otro campeonato”.

Al referirse a la relación con su padre, Marcelo contó que le “pidió que vaya a vivir con él cuando hace seis meses falleció su mujer”.

“Él dejaba sus tareas, dejaba los domingos para verme jugar a la pelota”, destacó el hijo y añadió: “Él nos daba la fuerza para que ganemos, y si perdíamos nos alentaba igual”.

Pelea y asesinato

El hecho ocurrió el domingo pasado en el predio “La Tortuga”, ubicado en calle José Hernández al 3400 del partido de Malvinas Argentinas, en el noroeste del conurbano.

Según las fuentes, el personal de Grupo Táctico Operativo (GTO) de la comisaría 4ta. de Tortuguitas, conjuntamente con personal del Comando de Patrullas de Malvinas Argentinas, se constituyeron en el predio a raíz de una llamada al 911, y hallaron a una persona muerta.

Los investigadores determinaron que en esos momentos se desarrollaba un torneo de fútbol que había sido organizado por el dueño de ese complejo de alquiler de canchas.

Los incidentes se registraron tras una jugada en el partido que disputaban “La Serrano” -en el que jugaba Marcelo Noriega- y “Deportivo Nogués” que derivó en una pelea entre los futbolistas, a la que se sumaron espectadores.

Aparentemente, en medio de esa pelea, Noriega padre, de 63 años, fue atacado a golpes y quedó desvanecido en medio de la cancha, tras lo cual, intentaron reanimarlo pero falleció en el lugar.