Axel Kicillof y Larreta

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, encabezaron hoy una cumbre en La Plata junto a ministros de ambas administraciones, en la que acordaron continuar el férreo monitoreo de casos de COVID-19 y endurecer aún más los controles de circulación, sin descartar una vuelta atrás en la fase de cuarentena.

Una semana antes de la fecha límite -por el momento- de la cuarentena, fijada por el Poder Ejecutivo hasta el 28 de junio, Kicillof recibió a Rodríguez Larreta en la sede de la Gobernación bonaerense por primera vez, y tras el encuentro brindaron juntos una conferencia de prensa en la que estuvieron de acuerdo en que puede haber medidas más “drásticas” en lo inmediato si los contagios no cesan.

“Si tenemos que tomar medidas más drásticas para cuidar la salud de la gente no nos va a temblar el pulso”, advirtió Rodríguez Larreta, y detalló que se pasaron “dos horas mirando números juntos”.

Los mandatarios de la Ciudad y la Provincia analizaron cantidad de casos por zona, tasa de mortalidad, tasa de duplicación de contagios y números de circulación, con el objetivo de buscar “rigurosidad” en el estudio, para luego avanzar en la toma de decisiones.

Si la evaluación de los datos sigue (como hasta ahora, con números en alza), no hay dudas que tendremos que tomar medidas más estrictas”, subrayó el jefe de Gobierno porteño.

Rodríguez Larreta afirmó que durante el fin de semana trabajarán junto a Buenos Aires y a la Nación para ser “muy estrictos” en los controles de la circulación.

“Vamos a trabajar en esto el fin de semana con el Gobierno nacional y tomar mayores medidas si fueran necesarias”, indicó el mandatario de la Ciudad.

Al ser consultado sobre las diferencias en las restricciones entre la Capital y el conurbano, Rodríguez Larreta aclaró: “El hecho de que coordinemos no quiere decir que las medidas vayan a hacer exactas de un lado y del otro”.

A su turno, Kicillof afirmó que si los indicadores siguen en alza en cuanto a casos de coronavirus en el área metropolitana “habrá que ir a algo mucho más drástico”.

“Si sigue así, habrá que ir a algo mucho más drástico”, advirtió el gobernador, que resaltó: “Los datos han empeorado, nos preocupa”.

Además, Kicillof detalló que para unificar criterios en todo el AMBA se creó “una mesa técnica en la que se va a construir un indicador compuesto, que incluye la utilización de camas, la circulación social, la evolución de contagios, mortalidad, indicadores comunes con los que ya se está trabajando”.

“Hay un dato clave que es cuántas camas de terapia intensiva están ocupadas. Ante una situación de poca disponibilidad, la única medida que nos garantiza que va a haber menos contagios es un aislamiento mayor”, agregó el gobernador bonaerense.

Del encuentro también participaron el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli; el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós; el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán; y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.