Tres empleados rurales de una granja del partido de Pilar quedaron detenidos acusados de asesinar de un hachazo en la cabeza y un escopetazo en el estómago a un presunto ladrón que entró a robar.
Fuentes policiales y judiciales informaron hoy que el hecho ocurrió la madrugada de ayer en una granja situada en la localidad de Zelaya, donde la policía fue convocada por los ahora detenidos por un supuesto robo.
Según las fuentes, la policía se encontró con un hombre de entre 25 y 30 años asesinado con una herida cortante de 11 centímetros en la cabeza y una perdigonada de escopeta en el estómago efectuada a menos de 50 centímetros de distancia.
Los empleados aseguraron a la policía que se trataba de un ladrón que momentos antes había ingresado a robar a la granja y que en la huida fue asesinado por un cómplice que logró escapar.
Los voceros explicaron que surgieron contradicciones entre las versiones de los tres granjeros y su situación luego quedó comprometida cuando la policía encontró un hacha ensangrentada y con pelos y, en un tacho de basura, un cartucho de escopeta calibre 12.70.
Los tres sospechosos, identificados como Josí Gallo (68), Miguel Angel Toledo (56) y Prudencio Ledesma (56), quedaron aprehendidos a disposición del fiscal de Pilar Marcos Petersen Victorica.
La víctima aún no pudo ser identificada y la policía no encontró en el lugar del hecho la escopeta con la que se cometió el homicidio.
Los investigadores ahora deberán determinar si realmente se trató de un robo, si los empleados se excedieron en una legítima defensa o si se trató de un homicidio con otras motivaciones.
El caso es investigado por el destacamento Zelaya y la Subdelegación de Investigaciones de Pilar.

Fuente: infoban.com.ar