En nuestro país, desde Septiembre del 2009 se ha implementado un sistema de digitalización para la confección del Documento Nacional de Identidad (DNI), lo cual es una muy buena noticia que amerita el justo reconocimiento a las autoridades del Ministerio de Interior de la Nación.

A pesar que la mayoría de las actividades económicas, así como las comunicaciones personales, han sido absorbidas por diferentes tecnologías la identificación como la emisión del DNI se desarrollaba íntegramente en forma manual.

Este viejo sistema se encontraba colapsado y no daba respuestas rápidas (acordes a nuestros tiempos) ni seguras a las ciudadan@s que necesitaban contar con su correspondiente documentación, por lo que el Estado Nacional incumplía, por desidia, con su obligación de garantizar el derecho a la identidad.

Este proceso de digitalización en la tramitación y producción del nuevo DNI es realizado íntegramente por el Registro Nacional de las Personas (RENAPER) lo que agrega un valor a la decisión política del Gobierno Nacional de confiar y apostar al desafío de llevar adelante todo este proceso con el personal del estado, mostrando que es posible gestionar de manera eficiente lo Publico.

Justo es tambiín señalar que existió voluntad política de rescindir el leonino contrato con la empresa alemana Siemens, tarea iniciada y encarada en el año 2000/2001 por las Autoridades de aquel momento y que permitió este desenlace. Ya que no fueron pocas las presiones de la Empresa y el Gobierno Alemán primero para reflotarlo y luego para obtener una millonaria indemnización que hubiese sido totalmente injusta pagarles. Destacar esta política y haberla mantenido todos los Gobiernos que pasaron desde entonces, es sin lugar a dudas una decisión acertada que defendió los intereses nacionales y que permitió al RENAPER reposicionarse a partir de la jerarquización y el protagonismo de sus funcionarias y funcionarios en búsqueda del objetivo que hoy destacamos.

Ahora bien, hay mucho por hacer y reciín se comienza a transitar un nuevo camino en pos de asegurar el acceso al DNI para millones de Argentinos que padecen la demora a la hora de renovar su documento, ya que por el momento solo en los centros de documentación rápidos (CDR) o bien en los operativos como el que hace pocos días se llevo a cabo en la zona norte por personal del RENAPER, se tramita el DNI digital de color celeste, mientras en los registros civiles de cada localidad los tramites siguen demorando una eternidad. Esto requiere de la decisión política de trasladar rápidamente el acceso a este nuevo sistema de manera similar a todas las ciudades de nuestro País.

Para terminar, no podemos dejar de señalar la paradoja de observar la incorporación de tecnologías en la confección documentaria, mientras siguen sin acceder a su identidad cerca de medio millón de personas que son indocumentadas, esto es que carecen de una partida de nacimiento y un número de DNI, y no logran aún una respuesta por parte de la dirigencia política y social de nuestro país.

Así como destacamos la acción pública llevada adelante por las autoridades del Ministerio de Interior de la Nación, decimos que falta una política similar para terminar con los indocumentados quienes carecen de su derecho a la identidad, el derecho más básico y elemental, el derecho más humano que el Estado debe garantizarle a Todas y a Todos.

El Ministerio del Interior tiene la llave para abrir la puerta de la solución definitiva de este flagelo que condena a la informalidad más absoluta a miles de personas, particularmente a los jóvenes en la Argentina.

Es un derecho pendiente de resolución por parte del Estado y queremos y estamos dispuestos a ayudar para concretar nuestro sueño, el de “Indocumentados Cero” en el Bicentenario, podemos lograrlo.

*Luis Freitas (concejal UCR San Fernando) – Jorge Álvarez (concejal UCR San Isidro) Integrantes del Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (iadepp)

Fuente: infoban.com.ar