El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reafirmó hoy que mañana se volverá a reunir la Mesa contra el Hambre, aunque en esta oportunidad de manera virtual, para “dar un informe de situación” en el contexto de la crisis por la pandemia de coronavirus.
El funcionario dijo que “la situación social es crítica pero estable, con mucha gente que perdió ingresos”, al tiempo que destacó la decisión del Estado de cubrir “la cuestión alimentaria”, al precisar que al 31 de julio “hemos cubierto la asistencia alimentaria de 11 millones de personas”.
Tras reafirmar que mañana se volverá a reunir la Mesa contra el Hambre, el ministro de Desarrollo Social dijo en declaraciones a Radio Continental que esa reunión tiene como objetivo “dar un informe de situación”, así también analizar “cómo mjorar la calidad nutricional y fortalecer la producción de alimentos”.
El Plan Nacional Argentina contra el Hambre, una de las primeras medidas del Gobierno nacional y eje central de la campaña en 2019, busca “garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de toda la población y familias argentinas, con especial atención en los sectores de mayor vulnerabilidad económica y social”, tal como se estableció en la resolución 8/2020 del 8 de enero.
Al hacer referencia a la asistencia alimentaria, Arroyo precisó que “se cuadriplicaron” esas partidas respecto del año anterior y señaló que ese fue “el punto central” de las medidas impulsadas por el Gobierno nacional en el marco de la pandemia.
“Es evidente que la situación social es crítica”, sostuvo el ministro, para luego destacar el “compromiso del presidente Alberto Fernández de acompañar siempre una situación social crítica”.
Finalmente, Arroyo puso de relieve que “tenemos 9 millones que reciben el IFE, 11 millones que reciben asistencia alimentaria, 570 mil personas bajo planes sociales y 4 millones de niños cuyos padres reciben la Asistencia Universal por Hijo (AUH)”.