Marcelo Bragagnolo, padre de Matías, el menor que murió luego de una pelea con un grupo de jóvenes en el barrio porteño de Palermo, aseguró hoy que se va del país.”La decisión de irme del país está tomada. Me quedan dos hijos para criar y no los quiero hacer con una custodia al lado”, afirmó Bragagnolo en declaraciones a Radio 10. Acerca de la investigación por la muerte de su hijo, reveló detalles de su reunión de ayer a la tarde con el ministro del Interior, Aníbal Fernández.
“He visto a una persona enírgica que debe pasarse la mitad del día corriendo detrás de problemas como íste. Veo que está decidido a tomar las medidas internas que hagan falta”, sostuvo. “Yo fui a pedirle que tratara de apurar el trámite de la nueva autopsia. Era mi único objetivo, porque nos queremos llevar el cuerpo de Matías”, agregó el hombre.
En cuanto a la investigación, Bragagnolo confirmó que la policía trabaja en la búsqueda de un tercer sospechoso de haber participado en la muerte de su hijo, un chico de 12 años conocido por el apodo de “Soronguito”, supuesto hijo de un barrabrava del club River Plate.
“A veces encontrar a una persona puede ser más complicado de lo que parece en un fin de semana como íste por la cantidad de autos, aviones y movimiento que hay. Tampoco se le puede echar la culpa a la policía porque no lo encuentre en 24 horas. Esas cosas llevan su gestión”, señaló. Más tarde, afirmó no tener dudas de que la muerte de su hijo se debió a un crimen y calificó como “asociación ilícita” al grupo
de jóvenes que persiguieron y atacaron a su hijo fallecido.
“Cuando aparecieron las fotos en televisión de los que eran agresores y de los que se decían no agresores, hubo un montón de padres de la zona en la que pasó esto que salieron a reconcerlos como quienes agredían habitualmente a sus hijos para robarles. Era una asociación ilícita, no eran chicos que robaran para comer”, explicó. La investigación está a cargo de la jueza María Teresa Salgueiro, quien caratuló la causa como “averiguación por muerte en circunstancias dudosas”.
El hecho ocurrió el 9 de este mes a las 2 en un edificio situado en Ortiz de Ocampo 2882, en esta Capital Federal. Un testigo que reside en el edificio dijo que el fallecido y otros grupos de jóvenes estaban reunidos en el piso 14 y que momentos antes había salido a realizar unas compras con unos amigos y que “los chicos volvieron corriendo”.
Según la pesquisa, en ese trayecto Matías y sus amigos tuvieron una pelea con un grupo numeroso de jóvenes y, tras algunos golpes, insultos y empujones, regresaron corriendo al edificio.
Según los forenses, la muerte se produjo a consecuencia de un edema pulmonar agudo y de un derrame cerebral, aunque en el cuerpo no se hallaron marcas ni heridas producidas por golpes, dijeron a la agencia Tílam las fuentes consultadas.

Fuente: infoban.com.ar