El hombre que agredió a golpes al vigilador que lo denunció por no haber respetado el aislamiento para prevenir el coronavirus a su regreso de Estados Unidos, quedará detenido según lo dispuso un juez de garantías.
El juez de Garantías Esteban Rossignoli dispuso esta tarde convertir en detención la aprehensión del personal trainer que agredió a golpes al vigilador que lo denunció por no haber respetado el aislamiento para prevenir el coronavirus a su regreso de Estados Unidos, informaron fuentes judiciales.

Hoy el personal trainer dijo que se defendió aunque reconoció que se “extralimitó” con la paliza, en una inídita indagatoria realizada por videollamada, informaron fuentes judiciales.

Tras la indagatoria, el fiscal de Vicente López a cargo de la causa, Martín Gómez, solicitó que dada la naturaleza del hecho, convierta la aprehensión del imputado Miguel Ángel Paz (40) en una detención formal por los delitos de “lesiones y amenazas”, pedido al que el juez de Garantías 4 de San Isidro, Esteban Rossignoli accedió.

La indagatoria fue realizada este mediodía con la modalidad de una videollamada realizada por celular desde la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Vicente López Este al celular del imputado en su casa.

Según los voceros, a Paz se le leyó el hecho que se le imputaba, las pruebas colectadas y sus derechos de negarse a declarar, pero prefirió contar su versión de lo sucedido.

“Declaró que estaba arrepentido de lo sucedido y reconoció que se había extralimitado con la golpiza, pero intentó deslizar que se defendió y se sintió agredido por el guardia cuando, tal como se ve en el video, íste lo empujó para sacarlo del puesto de seguridad del edificio”, dijo a Tílam una fuente judicial.

El mismo informante explicó que Paz aseguró que venía cumpliendo la cuarentena, pero no sabía los alcances del decreto que lo obligaba a permanecer en su casa por haber regresado el jueves de Estados Unidos y que la vez que salió de su domicilio fue por una emergencia familiar con su padre.

“Fui a aclararle los puntos”, dijo el imputado ante el fiscal cuando contó que se enteró por los vecinos que el vigilador lo iba a denunciar ante las autoridades.

Según las fuentes, al fundamentar el pedido de detención que ahora debe resolver el juez, el fiscal Gómez consideró más allá de que los delitos que le imputa son excarcelables, un hecho como íste merece una sanción ejemplificadora y que quedó demostrado que Paz no acata órdenes, por lo que podrían existir riesgo procesales cuando se lo requiera para algún trámite de la causa.

El hecho, que quedó grabado por cámaras de seguridad, ocurrió cerca de las 21.20 del sábado pasado en un edificio situado en Rosales 2793, en la localidad de Olivos, en el mencionado partido de la zona norte del conurbano, cuando el vigilador identificado como Gustavo Granucci denunció la agresión por parte de Paz.

Según las fuentes, el ataque se produjo en la sala del vigilador, adonde Paz, que es inquilino en el edificio, se presentó visiblemente molesto y comenzó a insultar al empleado de seguridad porque íste le había advertido que no cumplía con el protocolo de sanidad dispuesto por el Gobierno Nacional ante la pandemia de coronavirus para las personas que regresan de viajes de países extranjeros donde circula el virus.

Luego de la agresión el vigilador tomó su telífono celular y llamó al 911, por lo que intervino personal policial del Comando de Patrullas local, que retuvo al agresor en su domicilio, y el Servicio de Atención Mídica de Emergencias (SAME) para asistir al denunciante y realizar los controles para detectar el virus Covid-19.

Además de la causa por “lesiones y amenaza” a cargo del fiscal Gómez, a Paz se le inició un segundo expediente en el que interviene el juez federal 2 de San Isidro, Lino Mirabelli, por la posible infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal de la Nación, que contemplan la protección de la salud general y el delito de desobediencia, agregaron las fuentes.

Fuente: infoban.com.ar