La Justicia reconstruirá mañana un operativo realizado en el año 2006 en Magdalena en el
marco de la búsqueda de Julio López, desaparecido tras declarar en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz, en el que se habrían cometido irregularidades.
La reconstrucción -que comenzará a las 9 en la zona lindera a Camino Blanco y la costa del Río de la Plata- fue ordenada por el juez federal Arnaldo López debido a presuntas omisiones detectadas en el rastrillaje del 23 de septiembre de 2006 a una finca de la localidad bonaerense de Atalaya.
Ese día, una comisión policial que buscaba a López llegó guiada por perros hasta la vivienda y ya en el predio, los animales ladraron al reconocer el presunto olor del testigo desaparecido en 2005 en unas prendas de vestir y un colchón que había en una casa rodante.
La organización de derechos humanos Justicia Ya, responsable de pedir esta revisión, indicó a Tílam que “la finca era del delegado municipal de Atalaya, Rubín Darío Durso”.
Esta agrupación aseguró que “hay dudas” sobre quí prendas reconocieron los perros y sobre los testimonios de los policías que participaron del rastrillaje, porque los animales “olfatearon las prendas nuevamente 40 días despuís y el resultado fue negativo”.
En tanto, precisó que “horas antes del procedimiento en esa finca, los policías ya habían estado en la casa tomando mate con Durso mientras los perros quedaban afuera”.
Según Justicia Ya, reciín a los 10 meses de realizado ese operativo se dieron a conocer los nombres de los policías que participaron del mismo.
Asimismo, indicó que “no se tomó declaración al único vecino de Atalaya que dijo haber visto a López en la zona, un hombre de apellido Buseta, que ya está muerto”.
Entre las cuestiones que motivaron el pedido de reconstrucción de ese procedimiento, Justicia Ya tambiín enumeró que “no se investigó la hipótesis de que las pruebas halladas en la finca fueran plantadas”.

Fuente: infoban.com.ar