El empleado de una pizzería que estaba desaparecido desde el miércoles último, fue ayer encontrado enterrado y tapado con una carpeta de cemento en la casa de su patrón, en el partido de Ituzaingó.
Los resultados preliminares de la autopsia informados hoy, indicaron que murió a raíz de fracturas en el cráneo, tras ser atacado a golpes con una barreta.
Por el crimen fue detenido como principal acusado Luis Mieres (69). Y en las últimas horas, por orden de la fiscal de Ituzaingó que lleva adelante la causa, María Laura Cristini, fueron aprehendidos su pareja e hijastro, ya que se investiga si tuvieron alguna participación en el hecho o en el posterior encubrimientos.

Fuentes judiciales contaron que en las próximas horas la fiscal Cristini le tomará declaración indagatoria a la mujer, Marisol Albornoz Hermosilla (63), y al hijo de ésta, Martín Silva.

De acuerdo a la pesquisa, Silva podría ser acusado de encubrimiento, ya que existen elementos que indican que estaba en la casa al momento del hecho, no así si madre, quien al parecer no fue vista allí.

De acuerdo a lo surgido de la autopsia y de las pericias realizadas en el lugar, Zagari fue atacado a golpes con una barreta, luego enterrado en una fosa ubicada en el fondo de la casa de su patrón, situada en la calle Pérez Quintana al 3300, de Ituzaingó, y finalmente tapado con una carpeta de cemento.

En base a la confesión que anoche brindó el acusado en sede judicial y a los testimonios obtenidos en la causa, el ataque derivó de una discusión por dinero cuando Zagari fue a cobrar su sueldo y le reclamó a su empleador deudas pendientes por meses anteriores y el aguinaldo y vacaciones atrasados.

Cuando Mieres le dijo que no tenía dinero para pagarle porque le había ido mal a causa de la pandemia de coronavirus, se generó una pelea que aparentemente continuó con el ataque.

La desaparición de Zagari se produjo el pasado miércoles a la tarde y fue denunciada el jueves por sus familiares.

Ese mismo día, el auto de la víctima, un Peugeot 405 bordó, fue encontrado incendiado en Merlo, aunque recién el domingo su familia se enteró cuando consiguió videos del lugar del hallazgo y vio que detrás de ese rodado aparecía la camioneta Ford EcoSport negra del ahora acusado.

El cuerpo de Zagari fue encontrado ayer a la tarde en los fondos de la casa de Mieres y fue reconocido por su sobrina, Florencia, por unas cicatrices.

Esta mañana, en diálogo con la prensa, la mujer detalló que el miércoles a las 17.30 su tío salió de la casa rumbo a la de su patrón a cobrar el sueldo como maestro pizzero, lo que hacía en los últimos meses, en los que no había ido a trabajar por ser persona de riesgo frente a la Covid-19.

El jueves, al no saber nada de él, varios integrantes de la familia llamaron a Mieres, quien les confirmó que efectivamente el empleado había ido a cobrar y luego se había retirado.

Florencia contó que el domingo, cuando vecinos le mostraron una imagen del auto de su tío incendiado y luego accedió a los videos en los que se ve la camioneta del acusado y una patrulla junto al rodado quemado, llamó a la Policía de Ituzaingó y allí comenzó a moverse la causa.

Florencia consideró que además de Mieres “hay más personas involucradas” en el hecho y reveló que su tío y la mujer del detenido “no se llevaban bien”.