La mamá de Maricela Andrea Servezynsky piensa que fue un hecho de inseguridad relacionado a un intento de robo y descartó que su hija conociera al asesino “porque me lo hubiera contado”.

“No sabemos quiín es (el agresor) y descartamos que lo conociera porque me lo hubiera contado. Yo más que la madre era la amiga porque me contaba todo y ella no escondía nada”, contó a la prensa este martes Marisa, madre de Maricela Andrea Servezynsky (20) quien fue asesinada el sábado a bordo de un colectivo.

La mujer explicó que habló con las amigas de su hija y todas negaron que hubiera algún joven que la había invitando a salir o que estuviera obsesionado con ella. “Nunca dijeron nada que hubiera alguien que la estaba persiguiendo. La justicia preguntó a todas las amigas y nadie dijo nada. No había nada que ocultar en la vida de ella”, agregó.

Sin embargo, la mujer explicó que “quizá pudo haber sido un cliente del local que ella atendía, que era de venta de ropa para hombres, pero eso es una suposición. Lo que sí está claro es que no era su amante, eso es todo mentira”.

“Era una chica especial, que le gustaba estudiar, estaba haciendo el CBC en la universidad para estudiar abogacía y además estudiaba para chef. No tenían derecho a quitarle la vida de esa manera, le quitaron todo su futuro. No le dieron posibilidad de defenderse. Quisiera que esta persona pague lo que hizo”, explicó.

Respecto del hecho, la mujer señaló que de acuerdo al relato de los testigos, el agresor había subido al colectivo “dos paradas antes”. “Tocó el timbre, le manoteó el celular y le pegó un tiro en el cuello. Subió a robar, porque viajó cuatro cuadras, hizo lo que hizo y se bajó del colectivo”, agregó.

La principal hipótesis policial se basa en que el autor del crimen es un joven que la conocía, que la había invitado a salir en varias oportunidades y que la víctima lo había rechazado y por ello la mató.

Otro de los familiares que salió a desmentir a la policía fue un tío de Maricela, quien tambiín dijo que es “mentira (que su sobrina lo conociera a su agresor). Era una persona muy franca y hubiese contado eso. Las amigas hubieran contado algo y nadie contó nada”.

“Maricela venía sentada en la fila de uno. Sacó el boleto a las 22.44 y a las 22.45 mandó un mensaje a la mamá para decirle que estaba arriba del colectivo. Por eso sabíamos que ya estaba viajando. Esto ocurrió a las 23.15”, dijo.

Además relató que el agresor “subió dos paradas antes. Sin mediar palabra fue y le pegó un disparó. En el colectivo había 50 personas y nadie escuchó nada, ninguna discusión. El tocó el timbre del colectivo, le robó y disparó”.

Fuente: infoban.com.ar