Uno de los triunfos más contundentes de Juntos se produjo en San Miguel, con la particularidad que fue el único con la boleta del neurocientífico. Allí hizo pesar su poder territorial el ex intendente Joaquín De la Torre para que en la interna al contrario de lo ocurrido en el resto del Conurbano “Dar el Paso” aventajara a Santilli y por mucho.

De La Torre, probado armador peronista que hoy apuntala al radical Manes hizo pesar también su rol como primer senador bonaerense para que la boleta de concejales con Cristian Méndez, histórico vocero del referente, se impusiera con amplitud dentro de su espacio y también sobre el Frente de Todos.

En el distrito gobernado por Jaime Méndez, su primo el “Piojo” Cristian Méndez encabezó el triunfo de Juntos que en total cosechó el 51,55% de los votos. Un 35% de esos votos le correspondieron al candidato del oficialismo local, al cual ni siquiera pudieron alcanzar los cuatro precandidatos del Frente de Todos que en conjunto sumaron 30,29%.

En la interna de Juntos los dos aspirantes restantes no llegaron al piso para aspirar a intercalarse en la nómina que competirá en noviembre: Miguel Nieto y Juan Manuel Rosas quedaron lejos del piso partidario.

Por el lado del Frente de Todos, cuatro candidatos pugnaron en la primaria. Juanjo Castro, que encabezó la propuesta que reunía a sectores del peronismo, kirchnerismo y massismo se alzó con el 54,06% del total partidario, relegando a las demás propuestas por debajo del piso de integración de cara a las generales.

Los guarismos se mantuvieron en los tramos de Senadores provinciales a favor de Juntos (51 a 30) y a Diputados nacionales (47-28), evidenciando que en el distrito esta vez no hubo corte de boleta.

En el plano local las listas de concejales se repartieron los votos de la siguiente manera: en tercer lugar quedó el Frente de Izquierda con el 5.09%. Le sigue Avanza Libertad (3.84%); y el  Frente Vamos con Vos (1.84%), entre otras fuerzas.

Con San Miguel como único triunfo de Manes en el Conurbano, el poderío de Santilli se construyó en los grandes centros poblados, a los que apuntó su estrategia. Si bien el ex vicejefe de gobierno porteño se llevó la interna, el mapa provincial se pintó con el rojo radical que eligió el neurocientífico que penetró el interior bonaerense y caló hondo en el sector agroganadero. Su capital político de más de un millón de votos lo llevó a vencer en la interna de Juntos en 114 de los 135 municipios.