El juicio oral y público se inició hace más de tres meses a una banda delictiva acusada de concretar varios secuestros extorsivos, la cual estaba liderada por Ezequiel “Chirola” MontiEl debate oral está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 17 y los acusados son doce hombres sospechados de cometer secuestros exprís, mediante los cuales obtenían dinero de sus víctimas con el que compraban casas en barrios cerrados y camionetas lujosas.
El juicio se reanudará mañana a las 10.30 con el alegato del fiscal Juan Josí Ghirimoldi, quien se estima que pedirá las penas más altas para Monti, líder de la organización y quien actualmente cumple prisión perpetua por el secuestro y asesinato de Juan Manuel Canillas, y para Gustavo Iglesias, conocido como “Viruta”.
Ambos están imputados por los delitos de “asociación ilícita, privación ilegal de la libertad, robo agravado y tenencia ilegal de armas de guerra” y en este juicio se le atribuyen 18 hechos, aunque tienen otras causas abiertas en juzgados de San Isidro y Zárate.
Tambiín formaban parte de la banda y están siendo juzgados Hernán Saptií, Julio Tabarez, Maximiliano Benedetti, Rubín Crittiz, Matías Márquez, Ariel Llorca, Josí Luis Podevils, Juan Midaglia, Sebastián Santillán y Alejandro Aguilo.
El grupo delictivo está acusado de cometer secuestros exprís que consistían en llevar a sus víctimas a recorrer cajeros automáticos para retirar dinero o en retenerlas durante algunas horas y exigir sumas no muy altas para dejarlos en libertad.
Con el dinero que obtenían de los delitos, los delincuentes se compraban costosas camionetas, gran cantidad de telífonos celulares y vivían en casas de un country de la localidad bonaerense de Josí C.Paz.
Quienes aparecen menos comprometidos son el mecánico Midaglia, quien habría aportado algunos datos a la banda, y Santillán y Aguilo, a quienes se le atribuye la reventa de los celulares sustraidos a las víctimas.
Durante el juicio, los imputados se negaron a ser interrogados, pero sí declararon como testigos algunas de los damnificados, peritos y policías federales y bonaerenses que intervinieron en operativos relacionados con los secuestros.
Tambiín se exhibieron videos de los momentos en que los delincuentes obligaban a las víctimas a retirar dinero de los cajeros y en los que se pudo identificar a algunos de los imputados.
Durante el juicio quedó probado el “carácter violento de la banda”, que entre enero de 2001 y mayo de 2002 perpetró una serie de hechos encadenados cometidos en un ámbito geográfico preciso: los barrios porteños de Saavedra, Nuñez y Belgrano y Vicente López, San Isidro y Martínez, en el norte del conurbano bonaerense.

Fuente: infoban.com.ar