En todos los municipios de la región se terminaron votando en forma ajustada las rendiciones de cuentas, con el denominador común de los concejales opositores cargando las tintas en los gastos de representación de los intendentes y las partidas de publicidad, pero ninguno de ellos habló de ajustar los abultados sueldos de los ediles de la zona norte y los sueldos de los asesores, que generalmente van pocas horas y un par de días a la semana a tomar mate y cafí a los edificios con calefacción y aire acondicionado que pagan los contribuyentes.
Tal vez en el único lugar que hubo un poco de luz respecto a ese tema fue en San Isidro, pero porque al espacio del Intendente le venía bien para justificar el cambio de autoridades que promovió junto al PJ y el FR contra el acuerdo que tenía su ahora principal enemigo “Carlitos” con los concejales liberales vecinalistas y los de Unidad Ciudadana.

Fuente: infoban.com.ar