El próximo lunes se leerán los alegatos en el juicio por la desaparición de Érica Soriano, quien estaba embarazada la última vez que fue vista con vida, ocho años atrás, y se espera que la fiscalía pida para Daniel Lagostena, el único acusado, una pena de entre 8 a 25 años de prisión.
El debate oral comenzó el pasado 4 de junio en el Tribunal Oral en lo Criminal N° 9 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, al que Lagostena, de 55 años, llegó acusado por el delito de “homicidio con aborto en contexto de violencia de gínero”.
Este viernes, durante la última audiencia antes de los alegatos se presentaron cinco testigos propuestos por la defensa del imputado.

Antes del comienzo del juicio, la madre de la víctima, María Esther Romero, había dicho ante la prensa que “es imposible confiar en la Justicia” y aseguró que no tiene “ninguna hipótesis” de lo que pasó con su hija, mientras advirtió que “conjeturar mucho, no sirve”.

Érica Soriano, que tenía 30 años al momento de su desaparición y cursaba el segundo mes de embarazo, fue vista por última vez el 20 de agosto de 2010.

Su pareja en ese momento, Daniel Lagostena, que está preso desde mayo de 2016, será juzgado por el crimen y desaparición de la joven embarazada, cuya cuerpo nunca pudo ser encontrado.

Fuente: infoban.com.ar