El anuncio de la suspensión de clases y el cierre de fronteras por 15 días se dio hoy luego de una extensa jornada de debate en la Quinta de Olivos, donde fueron protagonistas las reglas de prevención del coronavirus.

Tanto el presidente Alberto Fernández, como el gobernador Axel Kicillof, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y los ministros debieron tomarse la temperatura antes de ingresar a la cumbre que tuvo lugar en la residencia oficial.

El termómetro infrarrojo que se comenzó a utilizar el pasado viernes en la Casa Rosada fue protagonista en la reunión de hoy, donde tambiín se vieron sobradas botellas de alcohol en gel.

Además, el jefe de Estado y todos los asistentes al encuentro mantuvieron a rajatabla las reglas de distancias social.

Para ello, se ubicaron alrededor de una extensa mesa, con una silla de por medio entre cada uno, para evitar la cercanía.

Luego de varias horas de incertidumbre y de que muchos argentinos se volcaran a los supermercados para comprar mercadería, finalmente el Gobierno no anunció una suspensión de actividades generalizada, como se había rumoreado durante el día.

De la reunión interministerial participaron tambiín del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros Ginís González García (Salud), Nicolás Trotta (Educación), Sabina Frederic (Seguridad), Eduardo “Wado” De Pedro (Interior), Mario Meoni (Transporte), Claudio Moroni (Trabajo), Agustín Rossi (Defensa); funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y asesores de distintas organizaciones mídicas y científicas.

Fuente: infoban.com.ar