Silvia Luna, acusada de asesinar de un golpe en la cabeza a su compañera de trabajo en un bar de Las Heras, sostuvo en el juicio que nunca tuvo “intención de matar a Carola”.
“Yo quiero decir que nunca tuve la intención de matar a Carola. Yo estuve dos años presa y perdí a mis hijos y a mi marido”, dijo la imputada por el asesinato de Carola Bruzzoni, en sus últimas palabras ante el Tribunal Oral Criminal 3 de Mercedes.

El Tribunal Oral Criminal 3 de Mercedes dio por concluido el juicio a Silvia Luna por el homicidio de su amiga Carola Bruzzoni, ocurrido en Las
Heras.

Tras la jornada de alegatos de las partes, los jueces dieron por terminado el debate oral que se inició el pasado lunes y anunciaron para el 24 de febrero a las 13.30 el veredicto.

La defensora oficial María Fernanda Montero sostuvo en su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Mercedes que Luna “no tuvo la culpa de que otras personas no llevaran a la víctima a atender de urgencia a un centro de salud”.

Asimismo durante la jornada el abogado del viudo de Carola Bruzzoni solicitó la pena de 17 años de prisión para Silvia Luna.

Sin embargo ntes de iniciarse el juicio la querella había adelantado la posibilidad de acusar a Luna por homicidio agravado y pedir prisión perpetua, finalmente en su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Mercedes el abogado Cristian Pírez Solís, representante del viudo Sergio Robledo, consideró a Luna autora de un homicidio simple y pidió tres años de cárcel más que la fiscalía.

De acuerdo con la investigación, Bruzzoni fue atacada con una maza para aplastar milanesas, mientras hablaba por celular la mañana del sábado 17 de abril de 2010, en el patio del bar y restaurante Matute de Las Heras.

Según se ventiló durante el debate, Luna le recriminaba a la víctima que iba a arruinarle su casamiento al mostrar los invitados un supuesto video en donde aparecía con un hombre manteniendo relaciones sexuales.

Los investigadores determinaron que el fuerte golpe con la maza metálica le provocó a Bruzzoni fractura y hemorragias de cráneo.

Tras el ataque, Carola le pidió al dueño del bar, Juan Prado, que la llevara a su casa, pero tras llegar debió ser conducida de urgencia por su marido al hospital, donde permaneció internada en grave estado y en coma profundo durante varios días, fue operada tres veces hasta que finalmente murió.

Fuente: infoban.com.ar