Los operativos coordinados entre las fuerzas Federal y Bonaerense comenzaron ayer con el secuestro de numerosos vehículos, y se anunció que los mismos irán variando su ubicación.
La coordinación fue la clave para el funcionamiento de los nuevos controles vehiculares en el límite entre la provincia de Buenos Aires y la Capital
Federal, en el que actuaron hasta cuatro cuerpos distintos en la detención y verificación de documentos.
Las autoridades de la Policía Federal Argentina (PFA) y la Policía Bonaerense adelantaron que desde hoy todos los puestos de control de los
accesos a Capital Federal variarán de acuerdo a un criterio definido en conjunto entre las dos fuerzas y que los operativos serán “sorpresivos”.
Tras el primer día de control conjunto, desde hoy habrá operativos en puntos variables, que reforzarán los que funcionan en puestos fijos de la PFA desde hace años.
El puesto ubicado en el cruce de la avenida General Paz y Constituyentes fue una muestra de la necesidad de adecuar la modalidad de control a la multiplicidad de fuerzas actuantes.
Agentes de la Policía Federal, de la Bonaerense, de la Buenos Aires II y hasta inspectores de la Municipalidad de San Martín se turnaron en la selección de vehículos a detener, pedido de documentación, verificación de papeles y el labrado de actas de infracción.
En una hora y media, los agentes secuestraron cinco automóviles y cuatro motos -ausencia de cascos, falta de comprobante de patentes y seguros, entre las faltas más comunes y hasta dos autos mellizos-, en un operativo que concentró a más de 100 personas y una treintena de vehículos de distinto porte.
A los conductores detenidos para verificar documentación, le resultó más complicado explicar las causas de un faltante de documento: un hombre a bordo de un Fiat Uno tuvo que agotar todos sus recursos pare convencer a agentes de tres fuerzas distintas por quí no tenía su cídula verde.
La madre del conductor se acercó lo más rápido que pudo hasta el puesto para alcanzar la cídula verde. Fue inútil. Las chapas patentes eran apócrifas y el auto quedó secuestrado.
Otro conductor, más previsor, pudo saldar la ausencia del comprobante oficial de pago del seguro con la oportunda aparición del resumen de su tarjeta de crídito: “Es que la pago por díbito automático”, explicó. Y pudo seguir su marcha.
El Comisario Inspector Osvaldo Geminiani -quien estuvo a cargo del amplio operativo desplegado ayer en Avenida Constituyentes y General Paz- afirmó que los futuros controles “van a ser sorpresivos”, tanto respecto a sus ubicaciones, como a “las circunstancias y los horarios”.

Fuente: infoban.com.ar