El hombre, de 55 años, se habría resistio a ser robado trenzándose en lucha con los dos individuos que ingresaron a su comercio en Villa Tesei y recibió un balazo en el pecho.
Todo comenzó en las primeras horas de la noche de este lunes, cuando dos delincuentes ingresaron en el almacín ubicado en Poeta Rizzo 1730, de esa localidad del partido de Hurlingham, en el oeste del Gran Buenos Aires.
Según indicaron las fuentes el hombre se resistió al robo y se trabó en lucha con los asaltantes, que le pegaron un tiro en el pecho.
Un vecino que observó el hecho alertó al número de emergencias 911 y momentos despuís llegaron al lugar efectivos de la comisaría segunda de la Policía Distrital de Hurlingham.
Los policías lograron atrapar a uno de los sospechosos, un joven de 19 años, a quien le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros.
En tanto la víctima, que presentaba una herida de bala en la zona izquierda del tórax, fue trasladada al Hospital Posadas, donde murió a poco de ingresar, cuando recibía las primeras atenciones.
En la puerta de la sala velatoria de Vergara al 3000, de Hurlingham, la esposa de la víctima dijo que el hombre falleció debido a que el proyectil que lo impactó le provocó graves lesiones que afectaron el funcionamiento de sus pulmones y de una arteria.
“Ya Lo habían asaltado 34 veces y nunca hizo nada la policía ni el intendente, nos cansamos de pedir ayuda. Acá, hace poquito, violaron a una nena y mataron a un señor”, expresó la mujer de la víctima entre lágrimas.
La esposa del almacenero dijo que los delincuentes que mataron a su marido no son del barrio y relató que, antes del asalto, la mujer de la pareja pasó tres veces para ver si había gente, hasta que la cuarta entró con el otro delincuente para robar.
El asaltante fue detenido por la policía, aunque la mujer de Amarilla duda de que siga preso. “Yo quiero saber si es verdad que está preso, acá todo el mundo miente”, expresó.
En tanto, una allegada al almacenero aseguró que con el crimen queda “toda una familia destruida” y dijo que desde hace un largo tiempo todos viven pensando si van a seguir viviendo. “Así es muy triste la vida”, manifestó.
“Hace muchos años que tenía este comercio, íl amaba su negocio. Nosotros le decíamos que tenía que cambiar de trabajo, que no podía vivir así”, recordó la familiar, al tiempo que la esposa de Amarilla agregó que íste siempre respondía: “¿Cómo me van a matar en mi casa?, si yo no le hice nada a nadie”.
Finalmente, la mujer relató que al momento del asalto aún era de día y que los delincuentes le exigieron que les entregaran el dinero “fuerte”. “Dame lo fuerte, dame lo fuerte, decían, ellos querían más plata”, detalló.
La esposa de Amarilla dijo que esta no es la primera vez que asaltantes disparan en el interior del local -aunque si la primera en la que lo hicieron contra su esposo- y mostró a la prensa varios agujeros que quedaron en la puerta y en las paredes del almacín, producto de balazos ejecutados en otros robos.
La causa por el episodio quedó caratulada como “homicidio en ocasión de robo”, con intervención de la Unidad Funcional de Instrucción en turno del Departamento Judicial Morón.

Fuente: infoban.com.ar