El abogado querellante en el caso Febres, Rodolfo Yanzón, interpretó que con la muerte del ex subprefecto Híctor Febres, el mensaje del aparato represivo es “seguimos activos, tenemos capacidad de acción”, y lo vinculó con la desaparición del testigo Jorge Julio López.
Yanzón se refirió así al envenenamiento por cianuro que reveló la autopsia realizada ayer al ex prefecto, hallado muerto el lunes pasado, a cuatro días de recibir la sentencia por la cual era juzgado por delitos de lesa humanidad.
“El mensaje es claro, y la advertencia de que nadie rompa el pacto de silencio se corresponde con la desaparición de Jorge Julio López”, el testigo que testimonió en el juicio que condenó al represor Miguel Etchecolatz, y que desapareció el 18 de diciembre de 2006.
En declaraciones al canal C5N, el abogado querellante en la causa que el Tribunal Oral Federal 5 juzgaba a Febres responsabilizó a la Prefectura Naval y a los jueces por “no tomar medidas claras, como el alojamiento en cárceles comunes”, reclamo que realizan los organismos de derechos humanos en todos los casos de detenciones de personas vinculadas con la represión.
“Estamos preocupados por los sobrevivientes y testigos en estos casos y así no vamos a poder seguir avanzando”, sostuvo Yanzón, al referirse al futuro de los juicios por delitos de lesa humanidad.

Fuente: infoban.com.ar