El intendente de San Isidro afirmó que “el radicalismo es una forma de vida, es una decisión que se toma”, luego de la convocatoria de gobernadores, intendentes y militantes en el Centro AsturianoPosse indicó que “se trabajó inicialmente para un acto más chico, los últimos días el crecimiento fue impresionante“. En el Centro Asturiano de Vicente López durante el sábado concurrieron 185 intendentes de todo el país, 409 concejales y más de mil militantes con cargos partidarios en un acto en el que lanzaron el Movimiento Radical Federal y se comprometieron a trabajar para disputar la conducción de la UCR, además de dar un fuerte respaldo a la concertación impulsada por el gobierno nacional.
El intendente de San Isidro en diálogo con InfoBAN y consultado acerca del calificativo “Radicales K” que recibieron los dirigentes que apoyan la concertación, aseguró que “puede ser Radicales G (con lo cual indican que son los que gobiernan), el radicalismo es una forma de vida, es una decisión que se toma”, al tiempo que consideró que “nacimos para gravitar, para modificar la realidad“.
En ese sentido manifestó que el apelativo “no nos molesta en absoluto”, y ante la consulta de cómo observaría el gobierno al acto indicó “en la escena política esto es algo importante“, y agregó que el resto del radicalismo “sin dudas” observó lo ocurrido “al igual que toda la comunidad“.
Posse, defendió la concertación con el kirchnerismo, y señaló que esto “va más allá de acuerdos políticos para el 2007. De eso nos vamos a ocupar sólo 70 u 80 días antes de la campaña y así tener un buen instrumento de gobierno para los argentinos“.
Su par de Vicente López, Enrique García durante su discurso en el marco del acto en el cual se escucharon constantes referencias a la concertación recordó que “a 400 metros de aquí” se produjo en 1973 el histórico abrazo entre Juan Domingo Perón y Ricardo Balbín.
En plan de revisionismo histórico, el jefe comunal que hasta la dícada del 80 militó en el balbinismo, recordó que “Balbín nos decía que no importaba quiín llevara el palo, lo importante era la bandera que se llevaba, y nosotros vamos a encolumnarnos tras la bandera argentina”.
El encuentro, convocado por cinco de los seis gobernadores que tiene el radicalismo, se realizó en un lugar emblemático para los radicales, como es el Centro Asturiano de Vicente López, donde solía reunirse la Convención Nacional en tiempos mejores.
En esta oportunidad lanzaron el Movimiento Radical Federal y se comprometieron a trabajar para disputarle la conducción de la UCR a las actuales autoridades, que buscan alinear al radicalismo tras la candidatura de Roberto Lavagna.
En la mesa ubicada sobre el palco, que tambiín será la mesa de conducción del nuevo Movimiento Radical Federal, estaban los gobernadores de Mendoza, Julio Cobos; de Río Negro, Miguel Saiz; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y de Corrientes, Arturo Colombi; Ricardo Coyante, en representación del mandario de Catamarca, Eduardo Brizuela del Moral, y los intendentes anfitriones, Enrique García, de Vicente López, y Gustavo Posse, de San Isidro.

Prefieren no hablar de fractura

El titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Roberto Iglesias, negó hoy que el partido atraviese una “crisis de ruptura”, al tiempo que se distanció de la posibilidad de encolumnarse detrás de Roberto Lavagna.
Para Iglesias, el radicalismo atraviesa “una crisis fuerte”, pero negó que se trate de una “crisis de ruptura”. “Aquí hay dirigentes que se van y nada más.
Por su parte el diputado nacional Federico Storani, que impulsa la candidatura de Lavagna, consideró hoy que la situación actual del partido “en la práctica supone una fractura”, y señaló que “el 80 por ciento de los convencionales están en favor de mantener una independencia completa frente al gobierno de Nístor Kirchner”.
“El discurso que ellos mismos venían sustentando era que iban a concurrir a la Convención del partido -que se realizará en Rosario a fin de mes- y acatar lo que allí se decidiera, pero parece que han cambiado. Hay una tentación de estar cerca del poder, de tener un poco de protagonismo”, dijo Storani sobre los radicales K, en diálogo con radio Amírica.
El legislador se refirió así a la decisión del flamante Movimiento Federal Radical -cuyo referente es el gobernador de Mendoza, Julio Cobos- que se reunió este sábado en Vicente López y dispuso enviar sólo a dos convencionales a Rosario para que defiendan el acercamiento al kirchnerismo y el respaldo a la concertación.
Desde el lado de los radicales K, el intendente de Mar del Plata, Daniel Katz, dijo a FM La Isla que “el radicalómetro es muy
difícil que ningún sector se lo pueda poner al otro”, y señaló que desde el espacio que lidera Cobos “no estamos trabajando para un acuerdo electoral”.
“Los radicales estamos en un momento muy difícil. A tal punto que hablamos de candidatos, pero ninguno es radical, y ni siquiera
ninguno ha dicho que es candidato”, reconoció el jefe comunal, en referencia al ex ministro de Economía y al presidente Nístor Kirchner.
Otro que arremetió contra la cúpula del partido fue el diputado nacional por Catamarca, Genaro Collantes, quien afirmó hoy que “no se puede conducir un partido nacional desde el insulto y el ataque personal, y descalificando a quien no piensa igual que uno”.

Fuente: infoban.com.ar