El Concejo Deliberante ya dio el visto bueno para un desarrollo de inversionistas locales, en terrenos donde funcionara una fábrica de Molinos Río de la Plata, ubicada en Uruguay y Acceso Norte.

Después de la venta meses atrás del predio en la calle Uruguay 4075 donde funcionaban las oficinas centrales de Molinos Río de la Plata en el mes de julio de este año, que permitió a la empresa alimenticia equilibrar sus cuentas, un grupo de inversores locales –encabezados por la familia Russoniello- avanzó en un proyecto inmobiliario de magnitud.

El desarrollo se destaca por plantear un enorme espacio de agua entre las torres. Ocho de ellas serán de unos 20 pisos de altura, y ocho edificios de hasta 8 niveles. De esta manera el predio de 92.000 metros cuadrados, destinará el 28% para los edificios y la superficie restante será de espacios verdes y espejos de agua artificiales.

Asimismo cada edifico contará con pileta propia, departamentos de dos, tres y cuatro ambientes, con espacios de cocheras y comercios.

Si bien Molinos Río de la Plata ya había mudado sus operaciones de logística a predios más modernos, la zona está catalogada como industrial, por lo cual los desarrolladores se reunieron con los distintos sectores, previo a lograr la autorización.

Desarrollo en la ex Molinos

El Concejo Deliberante aprobó por mayoría el desarrollo que inyectará en el distrito aproximadamente 240 millones de dólares, y que con un plazo estimado de obra de 9 años generará en ese lapso una importante cantidad de empleo.

Además, los inversores plantearon una donación de 250 millones de pesos que el municipio podrá utilizar en distintas obras de infraestructura, además de los tributos que generará el desarrollo.

Consultado por InfoBAN, el presidente del Concejo Deliberante de San Fernando Santiago Aparicio destacó que el significado de que “empresarios argentinos no se lleven la plata afuera e inviertan en San Fernando” es consecuencia de que “todos estos años generamos las condiciones para que el inversor piense en nuestro municipio cuando antes no se pensaba en esta magnitud”.

En cuanto al trámite en el Deliberante, Aparicio graficó que “tuvimos una reunión con los desarrolladores y con los concejales de la oposición para que escuchen de ellos mismos las inquietudes del proyecto”.

Si bien finalmente desde Juntos Por El Cambio no acompañaron la iniciativa, la votación resultó dividida dentro del mismo bloque, con dos despachos: uno solicitando la vuelta a comisión y otro rechazando el proyecto, que finalmente resultó aprobado por mayoría.

“Es la inversión privada más importante de la historia de San Fernando y por qué no la más importante de la provincia y más en el actual contexto, en el cual es necesario reactivar a través de las obras, en este caso privadas, distintos rubros de la economía” subrayó Aparicio.