Los choferes de la línea 60 de colectivos cumplían hoy el quinto día de paro tras la muerte de un mecánico en el taller del barrio porteño de Barracas y condicionaban la reanudación del servicio a los resultados de una inspección integral de las condiciones de seguridad, cuyo inicio está programado para las 11.

La huelga de los conductores de la línea, que en forma diaria traslada unos 250 mil pasajeros en sus 19 ramales y une Capital Federal con los partidos bonaerenses de Tigre y Escobar, se inició el viernes al mediodía tras la muerte de un mecánico, quien falleció aplastado por una unidad cuando realizaba trabajos de reparación y falló un elevador neumático.

La inspección integral incluirá el control de las condiciones de seguridad de los colectivos y de los talleres de las cabeceras de Barracas y la localidad de Ingeniero Maschwitz, en el partido de Escobar, confirmó en diálogo con DyN el delegado Esteban Simonetta.

El sindicalista, además, anticipó que la Comisión Gremial Interna (CGI) brindará una conferencia de prensa desde las 11 en la terminal de Barracas, situada en la calle Santa Elena 1168, donde volverán a reclamar "la participación de un perito de parte" en la inspección integral.

Los controles fueron acordados ayer en una reunión que se hizo en el Ministerio de Trabajo de la Nación, en la que participaron delegados de los choferes, la Unión Tranviarios Automotor (UTA), representantes de la empresa MONSA -a cargo de la línea-, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT).

Ayer, asimismo, los delegados de los conductores marcharon desde el Obelisco hacia la sede principal de la cartera que encabeza Jorge Triaca, en el Bajo porteño, y concurrieron luego al cementerio municipal del partido bonaerense de Avellaneda, donde se inhumaron los restos del mecánico fallecido el viernes.

Los delegados de los choferes manifestaron el viernes en un comunicado de prensa que "desde que el grupo DOTA -gerenciador de la empresa MONSA- mudó la cabecera" desde el barrio porteño de Constitución "a la nueva terminal de Barracas, los trabajadores" denunciaron "que los elevadores neumáticos no cumplían con las garantías mínimas de seguridad".

El mecánico David Ramallo, de 35 años y padre de tres niños, sufrió un accidente a las 11 del viernes último en el taller de la nueva cabecera de Barracas.
El operario realizaba trabajos de mantenimiento en los colectivos y fue aplastado por una unidad al fallar un elevador neumático.

Ramallo padeció heridas graves y fue trasladado de urgencia al hospital Penna, donde perdió la vida a las l3.30.

Fuente: infoban.com.ar