Este viernes se dio a conocer la condena a 22 años prisión a Daniel Lagostena por el “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de gínero” cometido contra quien era su pareja Érica Soriano, y que estaba embarazada de dos meses.
Tanto la pena como los fundamentos de la sentencia, a cargo de los jueces Darío Bellucci, Juan Manuel Rial y la jueza Victoria Ballví, se dieron a conocer dos días despuís de haberlo encontrado culpable.

Para el Tribunal Oral en lo Criminal número 8 de Lomas de Zamora, el hecho se cometió entre las 22:30 del 20 de agosto de 2010 y las 15:00 del día siguiente.

Además, los jueces pidieron extraer testimonios de la causa y elevarlo a la UFI N° 3 para que se investigue un falso testimonio y tambiín para que se pueda determinar quienes participaron del ocultamiento del cuerpo de Soriano.

“Siento que se hizo justicia por fin vamos a poder tener un cierre de todo esto”, expresó visiblemente emocionada Verónica Soriano, hermana de la víctima, ante la prensa y tras darse a conocer la pena de 22 años.

Y agregó: “No sí la verdad. Estoy muy emocionada. Eran tres años más lo que pedíamos pero no me hace la diferencia contra los 22 que le dieron”.

El caso

Érica Soriano, estaba embarazada de dos meses cuando fue vista por última vez con vida, el 20 de agosto de 2010.

Para el fiscal, Lagostena mató e hizo desaparecer a su pareja con la complicidad de personas vinculadas a casas crematorias, con las que tenía contacto por medio de su familia que son dueños de una casa velatoria.

El día de la desaparición de la mujer, de acuerdo con lo que se pudo probar en el debate, la pareja fue a ver a un ginecólogo y regresó por la noche a la casa de Lanús en la que vivían.

Una amiga de Érica dijo que habló esa noche con ella y advirtió que había tenido una discusión con su pareja.

Tambiín se estableció que en la casa de Lanús se encontraba una tercera persona no identificada que llamó a una pizzería.

Cerca de la medianoche, Lagostena intercambió varios mensajes con su sobrino Diego Poublán, de 25 años.

Luego, se pudieron advertir seis llamadas, cerca de las 5:00 del día 31 entre Lagostena y el telífono de la madre del joven, primero ubicado en la Costanera Norte y luego en Lanús.

A la mañana siguiente, los familiares de la joven intentaron comunicarse con ella en forma infructuosa y Lagostena les dijo que había salido hacia la casa de ellos, en Villa Adelina.

La familia de la joven, ante sospechas motivadas por una mala relación de la pareja, fueron a la casa de Lanús con la Policía y encontraron la ropa que el hombre dijo que su pareja tenía puesta en el momento de salir, el ácido fólico que tomaba por su embarazo y todas sus pertenencias, con excepción del celular.

Otra situación sospechosa es que la chimenea de la casa estaba prendida, pese a tratarse de un día que no era frío, y además encontraron restos de una bombacha.

Fuente: infoban.com.ar