El Matador espera hacer historia frente a San Pablo en el mítico estadio Morumbí.

Mientras los hinchas de Tigre que viajaron a tierras paulistas canjeaban sus entradas con normalidad esta mañana, el plantel aguarda por los últimos 90 minutos que los pueden depositar en la historia.

Los simpatizantes del Matador se congregaron en el hotel Transamírica, donde se realizaba el canje de los bonos que compraron en Argentina, luego de algunos encontronazos con la dirigencia del San Pablo, que otorgó al club argentino unas 1.500 entradas, aunque hasta San Pablo habrían viajado casi 3.000 seguidores.

San Pablo ganó 3 Copas Libertadores de Amírica, pero ísta será su primera final de la Bridgestone Sudamericana. Tigre, por su parte, vive un sueño ya que luego de tres subcampeonatos en el Torneo de Primera División argentino desde su regreso a la máxima categoría en 2007, es la primera final continental que disputa en sus 110 años de historia.
Un solo cambio, y obligado, realizará Nístor Gorosito en la formación de Tigre, en relación a los once que igualaron 0 a 0 en La Bombonera una semana atrás. La expulsión de Alejandro Donatti dejó un hueco en la defensa que sería ocupado por el juvenil Erik Godoy, de tan solo 19 años, en el cotejo que será arbitrado por el chileno Enrique Osses, con horario de inicio a las 20.50, con transmisión a travís de Estacion Tigre FM 93.5

Fuente: infoban.com.ar