pirillo-cuestiono-propuesta-de-palazzo

Las expresiones vertidas por el líder gremial de los bancarios Sergio Palazzo causaron malestar e indignación en muchos sectores del trabajo, a los que se sumó hoy el secretario general de los Trabajadores Municipales de Vicente López (STMVL) Victorio Pirillo.

“Reducir la jornada laboral manteniendo los salarios es una propuesta peligrosa en una sociedad compuesta mayoritariamente por empresarios paraestatales y tránsfugas inescrupulosos que jamás contemplan las necesidades reales del trabajador. La idea abre la puerta para la eliminación de las horas extras, eliminación del refrigerio/almuerzo, y también es una trampa pergeñada para congelar en el tiempo los ingresos del mismo» expresó Pirillo.

El gremialista vicentelopense explicó que «en un contexto hiper inflacionario característico de la Argentina, si a alguien que trabaja le reducen las horas pero le dejan el mismo sueldo, a la hora de pedir aumento el trabajador se va a encontrar con una negativa de la parte empleadora justificada en el razonamiento de que con menos horas de trabajo y el mismo sueldo el aumento ya le fue otorgado siendo imputado a la paritaria como un nuevo aumento, congelándose de esta forma su ingreso no pudiendo hacer frente a las constantes incrementos de la canasta familiar».

«Es una clara maniobra para reducir el salario, y una trampa repulsiva como a la vez condenatoria del capitalismo salvaje” sentenció Pirillo y adujo: «Se juega al límite del ius variandi, pudiendo deslizarse tal acción hacia un daño moral o material al trabajador, dando la posibilidad de poner en jaque los convenios colectivos de trabajo, como así también la ley nacional que regula el régimen horario».

«Si bien toda propuesta merece ser debatida y profundamente analizada por las bases y la CGT, creo que en principio deberíamos empezar por la reglamentación y puesta en vigencia del artículo 14 bis de la Constitución Nacional, donde entre otras cosas ordena que el derecho de participación del trabajador en las ganancias de las empresas sea acompañado de dos derechos-deberes: el control de la producción y la colaboración en la dirección de la misma, para que haya un equilibrio justo y equitativo en el reparto de la ganancia. Desde allí el trabajador puede asesorar, poner su conocimiento al servicio de la empresa para que esta sea más redituable, más competitiva y a la hora de los dividendos el salario no quede sujeto a los caprichos y a la mezquindad de la siempre avara y escondedora patronal», concluyó Pirillo.

Palazzo, secretario general de La Bancaria, propuso «discutir la reducción de la carga horaria manteniendo los salarios» dado «el avance tecnológico que se profundizó con la pandemia».