El chef del restaurante “Las Olas” (ex Dallas) de Martínez, propiedad de los hermanos Conzi, fue víctima de un secuestro exprís y fue liberado luego de que Hugo Conzi pagara el dinero de su rescate.El hecho ocurrió el sábado pasado cuando la víctima fue capturada despuís de trabajar en íl, cerca de su casa de Villa Adelina y terminó cuatro horas más tarde cuando el propio Conzi, hermano de Horacio, condenado por el crimen de Marcos Schenone, fue a la villa 18 de San Martín y pagó un rescate de 4.000 pesos.
Hugo Conzi confirmó el hecho y que íl asumió el rol de “negociador” con los delincuentes.
“Les lleví un regalito a la villa y lo largaron. No sí si no me querían a mí”, dijo a Tílam el mayor de los hermanos Conzi.
Los investigadores, sin embargo, creen que se trató de un secuestro “al voleo” que se complicó cuando los delincuentes advirtieron que la víctima trabajaba en el restaurante propiedad del polímico dúo de San Isidro.
Por el caso, cuya investigación está en manos de la fiscal federal de San Isidro Rita Molina, aún no hay detenidos, pero voceros judiciales indicaron a Tílam que los autores están identificados.
La víctima fue el encargado de cocina de “Las Olas”, Fernando Di Martino, de 35 años, quien al margen de la relación laboral con los Conzi, es amigo de la infancia de ambos y fue uno de los testigos que la defensa de Horacio presentó el año pasado en el juicio por el crimen de Schenone.
Según las fuentes, todo comenzó cuando despuís de haber cerrado la cocina a la 1.30 de la madrugada del sábado, Di Martino partió del restaurante “Las Olas”, ubicado en avenida Del Libertador al 13.800 de Martínez, rumbo a su casa en Villa Adelina.
Cuando el chef estaba estacionado frente a su casa, colocando la barra trabavolante en su automóvil, fue abordado por dos delincuentes armados que se lo llevaron cautivo.
Los voceros explicaron que primero intentaron sacar dinero de cajeros automáticos de la zona norte, pero Di Martino no tenía fondos en su cuenta.
Pero cuando los ladrones revisaron las pertenencias de Di Martino y encontraron el uniforme de “Las Olas” decidieron realizar un secuestro exprís y le dijeron: “Vos sos careta, trabajás en el boliche de Conzi, llamemos a tu jefe”.
Así fue como los secuestradores llamaron a “Las Olas”, pidieron hablar con Hugo Conzi y el dueño del restaurante atendió el telífono y comenzó a actuar como negociador.
El hecho fue denunciado a la policía y de inmediato comenzaron a actuar detectives del gabinete antisecuestros de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, bajo las órdenes de la fiscal Molina.
“Estos tipos estaban locos, empezaron pidiíndome 30 o 40 mil pesos de rescate”, contó Conzi.
 Según fuentes judiciales, el momento más tenso fue cuando, asesorado por los detectives antisecuestros, Conzi intentó dilatar las negociaciones hasta el amanecer para que la policía pudiera actuar con la luz del día.
“En ese momento amenazaron con matar a la víctima, en medio de una comunicación efectuaron un par de disparos al aire y dijeron que si no pagaban lo devolvían en un paquete”, recordó un investigador.
Entonces, Conzi pactó la entrega de 4.000 pesos, que puso de su bolsillo, además de una serie de joyas, algunas aportadas por los empleados de “Las Olas” y otras por íl mismo, como dos relojes, uno Cartier y otro Omega.
Los secuestradores le ordenaron a Conzi que vaya al pago solo y con los vidrios de su auto bajos.
El rescate fue colocado en una bolsa que Conzi arrojó en las inmediaciones de la Villa 18 de San Martín y fue recogido por los delincuentes sin que la policía interviniera.
Según los voceros, a poco de la entrega del rescate y tras pasar cuatro horas en cautiverio, Di Martino fue liberado sano y salvo y encontrado en las inmediciones de la misma villa por un patrullero que lo condujo a una dependencia policial donde fue atendido por un psicólogo.
Di Martino fue testigo de la defensa en el juicio en el que el año pasado Horacio Conzi fue condenado a 25 años de prisión por haber asesinado el 16 de enero de 2003 a Marcos Schenone al balear en Bíccar de 14 disparos el automóvil en el que viajaba porque se besó en su boliche con una chica a la que íl quería conquistar.

Fuente: infoban.com.ar