Funcionaba en la Avenida Grand Bourg 899 y fue clausurado por la Dirección de Inspecciones de la Municipalidad de Malvinas Argentinas por diversas anomalías. Denuncian písimas condiciones de higiene.El funcionamiento irregular de este geriátrico fue descubierto a raíz de la denuncia realizada por un vecino, familiar de uno de los internados en el lugar. Inspectores de la Dirección de Inspecciones de la comuna constataron que el geriátricio funcionaba en una casa de tipo particular, que cuenta con no más de dos dormitorios.

Allí vivían más de 11 abuelos donde una presunta tícnica gerontóloga explotaba un mal denominado establecimiento geriátrico. Según se determinó, los abuelos vivían en el lugar hacinados, con camas en diversos lugares, sin salida de emergencia sin matafuegos y muchísimas infracciones graves tales que no tenían ningún tipo de asistencia mídica, sin ningún telífono para pedir auxilio en caso de emergencia y otras irregularidades.

Desde la comuna se informó que de inmediato se dio parte a la Comisaría Primera de Grand Bourg, quienes a su vez al corroborar la gravedad del caso solicitaron la participación de la Policía Científica. De inmediato se hicieron presentes en el lugar mídicos policiales quienes constataron que la salud de los ancianos era muy carente.

Asimismo se solicitó la participación de la Secretaria de Salud quienes en forma urgente organizaron un operativo de rescate que culminó con el desalojo del lugar de los abuelos, quienes fueron derivados al Hopital Carrillo de Los Polvorines y el “Concejal Gervasoni” de Grand Bourg.

Algunos familiares se  hicieron presentes a altas horas de la noche quienes manifestaron que no estaban informados de la falta de habilitación del establecimiento estando creídos que sus familiares estaban biín cuidados.

La gravedad del caso determinó que otros establecimientos similares serán controlados debidamente estando varios en la mira de los inspectores municipales que esperan denuncias de los familiares para proceder “de Oficio”.

La titular del lugar, que no llega a ser más que una casa particular que amontonaba ancianos para su negocio particular, al no soportar que la Dirección de Prensa de Malvinas Argentinas registrara con sus cámaras lo que estaba aconteciendo, agredió en forma patoteril al Camarógrafo Miguel Ovejero, a quiín le lastimó la mejilla, además de romperle la lente de su cámara filmadora.

Entre la anomalías registradas, se determinó que las condiciones de higiene y salubridad de la cocina eran písimas, con existencia de insectos y roedores, un sólo baño, mientras que  las camas de estaban instaladas en lugares inesperados como ser: en un pasillo o debajo de una escalera que sin barandas debían utilizar las personas de edad. En las ventanas de las habitaciones los vidrios rotos fueron reemplazados por cartones. La calefacción, muy precaria, era realizada con estufas que no tenían “Tiro Balanceado” con el consiguiente peligro de intoxicación por emanción de monóxido de carbono.

Fuente: infoban.com.ar