El ex comisario e intendente de Pilar, condenado por crímenes de lesa humanidad, deberá volver a alojarse en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, de donde le habían permitido salir para ser internado en una clínica privada hasta que se acondicionara una celda para su estado de salud.

El Tribunal Oral en lo Federal 1 de San Martín dispuso el traslado del ex comisario desde su lugar actual de internación hacia el Hospital Penitenciario de Ezeiza para “su alojamiento en una celda especialmente acondicionada”.

A fines de junio, la Cámara Federal de Casación Penal había autorizado su traslado a una clínica privada para tratar su discapacidad “hasta tanto se cumpla acabadamente con los ajustes y el reacondicionamiento” de su lugar de detención.

Los jueces del TOF Híctor Sagretti, Martina Milloc y Diego Barroetaveña ordenaron que vuelva a la cárcel “atento a que se ha informado la finalización de los ajustes y reacondicionamiento en el lugar de alojamiento de Luis Patti” por parte de “la Coordinación del Programa Nacional de Asistencia a las Personas con Discapacidad, dependencia idónea del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación”.

Según esas autoridades, “las obras realizadas y finalizadas, que permiten que el condenado pueda gozar en su celda de autonomía, independencia y contar con apoyos y cuidados, en atención a su situación de discapacidad, implican el cumplimiento de la obligación estatal en relación a los ajustes razonables” fijados en “la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”.

Sin embargo, Patti será retirado de esa prisión para ser tratado de manera “ambulatoria” porque el Servicio de Kinesiología y Fisiatría del Hospital Penitenciario no cuenta con una serie de elementos necesarios para la rehabilitación.

Fuente: infoban.com.ar