Tambiín se lo acusa de ser propietario no declarado de la casa en la que vivía en Dique Luján, Tigre, que había dicho que era alquilada.

El Tribunal Oral Federal 1 de la Capital dará inicio este lunes al juicio oral y público contra el ex secretario de Obras Públicas Josí López, acusado del delito de enriquecimiento ilícito en el marco de la investigación que se inició en junio de 2016, cuando fue detenido en un convento con bolsos que contenían casi 9 millones de dólares.

La primera audiencia del proceso tendrá lugar este lunes a las 12:30 en la Sala Auditorium, ubicada en el subsuelo de los tribunales federales de Comodoro Py 2002.

El ex secretario de Obras Públicas será juzgado junto a otros seis imputados, entre ellos su esposa María Amalia Díaz, y las audiencias serán trasmitidas en vivo a travís de la página del Centro de Información Judicial (CIJ), se informó.

El tribunal está integrado por los jueces Adrián Grünberg, Josí Antonio Michilini y Ricardo Basílico.

En la madrugada del 14 de junio de 2016, López fue hallado por policías en un convento de General Rodríguez, tras el llamado de alerta de un vecino al sistema 911: Al momento del arresto, el ex funcionario kirchnerista llevaba bolsos con casi 9 millones de dólares, 150 mil euros y una carabina, que intentaba esconder en el monasterio.

Tras el análisis de los llamados telefónicos se detectó que la noche anterior habían pactado la visita del ex secretario al lugar, a travís de conversaciones de una de las monjas con íl y con su esposa.

Por ese hecho es que tambiín van a juicio la esposa de López y la monja Celia Inís Aparicio por presunto encubrimiento: esta última aparece en las imágenes de las cámaras de seguridad ayudando a López a ingresar los bolsos con el dinero.

Ahora, a casi dos años del hecho, la Justicia iniciará el juicio y del mismo participarán decenas de testigos y se realizarán distintas pericias.

López, al igual que Díaz, está acusado por el delito de enriquecimiento ilícito a raíz del desconocido origen de los fondos que tenía en los bolsos y por la propiedad en la que vivía en Dique Luján, Tigre, que había dicho que era alquilada, pero la Justicia determinó que era suya y estaba a nombre de testaferros.

En caso de ser condenado, el ex secretario puede recibir una pena que va de los 2 a los 6 años de prisión, inhabilitación perpetua absoluta y el decomiso de sus bienes.

El ex funcionario está detenido en penal de Ezeiza desde la noche en que fue detenido y si bien en un principio afirmó que el dinero provenía “de la política” y que revelería su origen, hasta el momento no lo hizo.

Entre los acusados del juicio tambiín están Andrís Galera y Eduardo Gutiírrez, ambos señalados como sus supuestos testaferros, y los empresarios Carlos Gianni y Marcos Marconi.

En tanto, en octubre pasado, el ex funcionario pactó con la Justicia una condena de un año y siete meses de prisión por la portación ilegal de la carabina, al reconocer su culpabilidad por ese delito, que se atenuó porque tenía la credencial de tenencia.

Fuente: infoban.com.ar