El presidente de Cáritas Argentina y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, aseguró que a la Iglesia le preocupan las nuevas formas de pobreza y la falta de diálogo en la sociedad argentina.
Consideró que es posible que se convoque a un diálogo social pero descartó que lo convoque la Iglesia que “está dispuesta a aportar lo que ve, lo que puede, desde el lugar y la mirada de la Iglesia”.

“La Iglesia convoca todos los años a la semana social y llama a la unidad y va gente de distintos medios y distintos sectores, tanto políticos como sindicales. Creo que eso es muy positivo. Es un modo de diálogo”, manifestó.

Explicó que por “nuevas pobrezas se entienden aquellas formas de vida que han adquirido mucha virulencia últimamente y que han ido creciendo sobre todo en los últimos veinte años y transformando la realidad social”.

“Las adicciones han traído muchísimas dificultades, entre ellas una violencia mayor y al mismo tiempo diría que la violencia es una forma de pobreza. Nos encontramos tambiín con la trata de personas, que es consecuencia de lo mismo. La forma como se perjudica el medio ambiente, eso va creciendo gradualmente tambiín y va creando nuevas formas de pobreza”, precisó.

Reconoció además que “muchas circunstancias nos llevan a tener que hablar de lo inmediato, y dentro de lo inmediato a jugar un partido, ser River o Boca. Y esto cansa bastante, yo diría que es necesario crear oportunidades para desarrollar el pensamiento del pueblo.”

Tambiín analizó que “tenemos libertad de expresión y tenemos que usarla, tenemos que servir al país en esto. Y me parece que el mejor modo de servir a la verdad es poder desarrollar una reflexión que pueda mirar la patria hacia adelante, quí políticas de Estado podríamos pensar para los futuros años, cómo podemos encarar problemas que son de todos, que no son del Gobierno ni de la Iglesia, sino de todos”.

Fuente: infoban.com.ar