Ocurrió esta madrugada cuando viajaba en su auto por la Panamericana y fue interceptado por delincuentes, que lo obligaron a detenerse y lo balearon.
Un comerciante fue asesinado hoy de un balazo frente a su hijo adolescente, cuando se trasladaba en su auto por el ramal Pilar de la autopista
Panamericana y fue interceptado por delincuentes armados que lo atacaron para robarle.
Fuentes policiales informaron a Tílam que la víctima, identificada como Diego Eduardo Guidotti, de 55 años, murió abordo de su automóvil Peugeot 405, frente a su hijo de 16, con quien regresaba a su casa de Olivos, tras retirarse de la rotisería que posee en Pilar.
El hecho se registró cerca de las 0.30 de hoy en el kilómetro 39,500 de la ruta 8, ramal Pilar de la autopista Panamericana, a la altura de la localidad bonaerense de Del Viso.
Por allí se trasladaban padre e hijo rumbo a su casa de la calle Uzal, en Olivos, partido de Vicente López, luego de retirarse de la rotisería delivery que Guidotti tenía en Pilar.
En esas circunstancias, precisaron las fuentes, se cruzó en su camino en plena Panamericana un auto en el que viajaban delincuentes armados, quienes obligaron al comerciante a detener la marcha.
Según relató el hijo de la víctima a los efectivos del Destacamento Vial Panamericana, de un auto Fiat color rojo bajaron dos o tres delincuentes armados que se acercaron a la ventanilla del lado del conductor con fines de robo.
Por motivos que se procuran determinar, uno de los asaltantes atacó a tiros a Guidotti y, cuando estaba mortalmente herido, le robó el telífono celular que llevaba y unas llaves, tras lo cual huyó con sus cómplices en el auto.
Las fuentes explicaron que los asaltantes huyeron a alta velocidad por la Panamericana rumbo a la Capital Federal y hasta esta tarde no habían sido detenidos.
En tanto, minutos despuís del hecho, una patrulla de la Policía Vial se acercó al ver un auto Peugeot 405 bordó, patente SRF 205, mal estacionado sobre el carril lento de la ruta.
Al asomarse por la ventanilla, uno de los policías vio al conductor muerto y a su hijo en estado de shock, por lo que pidió refuerzos y alertó a la fiscal de turno de Pilar, María del Carmen Gigante.
Según los voceros, la fiscal solicitó las filmaciones de autos tomadas en el peaje de Pilar, con el fin de identificar el vehículo del que descendieron los asesinos de Guidotti, las que eran analizadas por los investigadores.
Además, Gigante aguardaba los resultados de la autopsia practicada al cadáver del comerciante y esperaba que el hijo de la víctima se repusiera del shock para tomarle declaración en la causa caratulada “homicidio en ocasión de robo”.
Peritos de la policía científica trabajaban en el lugar con fines de recolectar rastros, mientras que la pesquisa policial quedó a cargo de efectivos de la Policía Vial de Pilar y de la seccional cuarta de ese distrito.

Fuente: infoban.com.ar