Unos mil quinientos chicos argentinos formaron en el predio de Tecnópolis en Villa Martelli, la gota de sangre humana más grande del mundo, con la finalidad de generar conciencia acerca de la importancia de la donación voluntaria y habitual.

Ahora los ministerios de Salud y Educación de la Nación, organizadores de esta iniciativa, tramitarán ante el Libro Guinness la acreditación de ese rícord, que por el momento ostenta Noruega que reunió a 1.400 personas con el mismo objetivo.

“Buscamos generar un sistema de donantes voluntarios habituales que estín en contacto con una red de bancos de sangre de cada lugar”, explicó Mabel Maschio, secretaria del Plan Nacional de Sangre, durante la experiencia, que se realizó este miírcoles por ser el Día Nacional del Donante de Sangre.

“Tampoco sirve que todos donemos en un sólo día porque los glóbulos rojos duran 35 días y 5 las plaquetas. En realidad, uno puede donar cuando quiere pero, ciertamente, es mejor que los bancos vayan convocando a los donantes habituales y coordinen en función del grupo sanguíneo y la necesidad”, señaló la especialista.

Desde las 10, delegaciones de alumnos de escuelas de La Rioja, Formosa, Corrientes, Catamarca y Buenos Aires fueron ingresando al playón de Tecnópolis para formar la gota gigante. Una hora despuís, los chicos agitaron sus gorras rojas al paso de un helicóptero que sobrevoló ese sector registrando desde la altura la imagen lograda.

El evento fue certificado por la Escribanía General de Gobierno, que oportunamente remitirá la documentación recabada, acompañada de imágenes, a la sede central de la Guinness World Records, la organización internacional que se encarga de compilar este tipo de rícords mundiales.

Fuente: infoban.com.ar