El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró hoy que ya fue “reorganizado” el sistema de compras de alimentos y que se está “normalizando” la entrega de productos de primera necesidad en los municipios del país más afectados por el aislamiento obligatorio dispuesto por la pandemia de coronavirus, especialmente en el conurbano bonaerense.

“Reorganizamos todo el sistema de compras y lo agilizamos”, expresó Arroyo en diálogo con Télam y detalló el esquema de ayuda, segmentado por áreas que administra su cartera, en el que, para este mes prevé un aumento de 4.000 millones de pesos para asistir en todo el país a comedores de provincias, municipios, de escuelas y de organizaciones sociales y barriales.

Destacó además las tareas realizadas por el Comité de Emergencia, que “replica localmente su acción en los municipios para identificar cuáles son las situaciones más complejas y poder así asistirlos”.

“Estamos normalizando la entrega de alimentos”, insistió Arroyo y destacó los avances del programa “El barrio cuida al barrio” implementado en principio en los municipios de Lomas de Zamora, Almirante Brown, Hurlingham, Merlo, General San Martin, Florencio Varela, Escobar, Esteban Echeverría y Vicente López, donde se capacitó a promotores de la economía popular para “dar asistencia y contención” en los barrios “más humildes” del conurbano.

También fueron realizadas jornadas de vacunación en Lomas de Zamora, Almirante Brown y Merlo y de políticas de género -en articulación con el Ministerio de Mujeres- en este último distrito.

“Para cumplir esta tarea se están conformando comités de emergencia en los barrios que desarrollarán las siguientes tareas: realizar un mapa que identifique a los grupos de riesgo, reforzar la comunicación de las medidas de prevención de la salud, distribuir viandas, elementos de higiene y limpieza, acompañar y trasladar a personas que presenten síntomas como fiebre, informar y asegurar el acceso a las diferentes herramientas y medidas dispuestas”, explicaron voceros del Ministerio de Desarrollo Social.

En tanto, las cinco líneas de asistencia alimentaria impulsada por Arroyo están constituidas por la Tarjeta Alimentar (1.500.000 tarjetas, que significan unos 7.600 millones de pesos mensuales y que, a partir de la pandemia se establecieron cuotas semanales y un refuerzo en abril último); por la compra de alimentos secos destinados a los comedores y merenderos de organizaciones sociales, religiosas y ONG; y por los convenios sellados con otros 3.000 comedores (inscriptos en el anterior Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en Argentina, PNUD), a los que se les aumentó un 50 por ciento los fondos (900 millones de pesos).

La cuarta línea de asistencia contiene a las transferencias para provincias y municipios (500 millones de pesos para compras de alimentos y artículos de limpieza) y, la quinta, los comedores escolares, que cuentan con un presupuesto de 2.600 millones de pesos, tras haber sido incrementado el monto entre un 100 y 150 por ciento, con respecto al 2019.

El monto destinado a los gobiernos municipales de la provincia de Buenos Aires asciende a $ 359.500.000 y a los gobiernos provinciales $165.000.000, sumando un total de $ 524.500.000 en transferencias, indicaron los voceros.

La distribución de la Tarjeta Alimentar, el primer programa lanzado por Arroyo poco después de asumir la gestión -meses antes de la irrupción del coronavirus en el país-, debió suspenderse a partir del aislamiento obligatorio, por lo que del total de 1.500.000 plásticos previstos quedaron 400 mil sin entregar. Esa situación fue subsanada a través de la acreditación de la ayuda para la compra de alimentos por medio de la Asignación Universal por Hijo.

La tarjeta alcanza en sus 2 modalidades de pago de beneficio a un total de 1.529.953 de titulares (en marzo) e impacta sobre 2.880.821 niños y niñas de 0 a 6 años, embarazadas y discapacitados que reciben la AUH, lo que implica una inversión mensual del Tesoro Nacional de $ 7.684.906.000.

El MDS otorgó un refuerzo extraordinario para titulares de la Tarjeta Alimentar, de 4.000 pesos para aquellas familias con un/a hija/o y de 6.000 pesos para quienes tengan dos o más hijos, con el objetivo de garantizar el acceso a la alimentación de los sectores más vulnerables en el marco de la emergencia