Mientras en distintos puntos de la provincia como en La Matanza y San Nicolás efectivos de la policía de la provincia de Buenos Aires continuaban con el reclamo de mejoras laborales y salariales, en la zona norte del conurbano cientos de uniformados arribaron desde distintos puntos haciendo sonar las sirenas de los patrulleros sobre la avenida Maipú, frente a la quinta presidencial de Olivos.

Asimismo anoche se registraron protestas con extensos toques de sirenas en Tigre y en Boulogne entre otros puntos.

Mientras, esta mañana un efectivo de la Policía Bonaerense permaneció alrededor de dos horas trepado a una antena de comunicaciones a unos 20 metros de altura, desde donde amenazaba con arrojarse al vacío.

Respecto a la protesta de los uniformados, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, resaltó que el reclamo de los efectivos de la Policía Bonaerense es “absolutamente legítimo”, aunque se quejó de que “también hay quienes se suben a esto con una motivación política”.

De todos modos, aclaró: “No veo un intento de desestabilización. Hubo algunas declaraciones preocupantes, pero no es algo sistemático”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que haya sanciones contra los efectivos que realizan las protestas, Bianco respondió: “Si tiene que haber sanciones, lo va a definir la Justicia, no nosotros”.

Finalmente, el jefe de Gabinete provincial ratificó al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni: “No hay ninguna razón por la que Sergio debería dejar su cargo: estamos muy conformes con su trabajo”.

Respecto a los reclamos, el secretario general del Sindicato Policial de la Provincia de Buenos Aires (Sipoba) (SIPOBA), Nicolás Masi, ratificó hoy el pedido al Gobierno bonaerense para que los sueldos de los uniformados sean de “60 mil pesos, igual al de la Policía de la Ciudad, la mejor paga del país” y advirtió que “hay hartazgo” en las filas de la Bonaerense por los bajos sueldos y las malas condiciones laborales.