Los choferes de la línea de colectivos 60, que une el barrio porteño de Constitución con Escobar y Pilar, realizaban esta tarde un paro total en el servicio por el accidente que sufrió un compañero que realiza tareas de electricidad.

“Desde que el grupo DOTA mudó la cabera a la nueva terminal del barrio de Barracas, los trabajadores venimos denunciando que los elevadores neumáticos no cumplían con las garantías mínimas de seguridad. A pesar de nuestras advertencias, la parte empresaria no tomó cartas en el asunto y, en horas de esta mañana, un micro se cayó sobre la humanidad de un compañero”, se quejaron en un comunicado de prensa.

Los choferes resolvieron realizar un paro sorpresivo del servicio de la línea, según indicaron en el comunicado.

Fuente: infoban.com.ar