El joven atleta marcopacense fue eliminado en la rueda clasificatoria del lanzamiento de jabalina al marcar 76,86 pero aseguró que “disfrutó mucho” su participación en Londres 2012 y comprometió “seguir trabajando” para mejorar con miras a Río 2016.

“Aprendí mucho acá en Londres 2012 y tratarí de aplicarlo en Río 2016. Pero más allá del resultado estoy muy contento, porque me sentí cómodo y disfrutí mucho”, contó Toledo tras su actuación.

El joven de tan sólo 18 años, de Marcos Paz, dueño del rícord nacional y del sudamericano sub 23 con 79 metros 87 centímetros, y mayor promesa del atletismo nacional, marcó 76.87 en su primer intento, anuló el segundo y clavó la jabalina en 73.30 en su tercer y último lanzamiento.

El resultado fue un 30mo. puesto entre 44 participantes que lo dejó al margen de los 12 atletas que accedieron a la final por las medallas en Londres 2012. Si bien los números estuvieron lejos de sus últimos registros, la experiencia de estar en un Juego Olímpico a esta corta edad no se puede calcular.

Para llegar a la final de la prueba, Toledo debía superar al alemán Tino Haber (el 12vo clasificado) que hizo una marca de 80,39 metros, más de medio metro superior al mejor registro del juvenil marcopacense. “Tengo que seguir trabajando para que el corte clasificatorio me quede más cerca. Hoy tenía que superar mi mejor marca, algo nada fácil”, analizó correctamente Toledo tras la prueba.

“Estuve más nervioso en el Mundial juvenil de Barcelona del mes pasado que acá. Me voy muy feliz por haber estado acá. Competir en un Juego Olímpico es algo hermoso”, reconoció el atleta poseedor de un futuro promisorio.

Fuente: infoban.com.ar