Los restos de la Concertación Plural tienen buena salud en la Capital de la Industria. Kirchner se debe haber ido del Parque industrial de Josí León Suarez con una duda: Si no habrá sido un error desmontar la Concertación Plural, porque en el distrito liderado por Ivoskus se vio claramente reflejada la alianza de distintos sectores sociales que optaron por seguir junto al modelo propuesto por el matrimonio presidencial. Es cierto que San Martín fue muy beneficiado por las últimas gestiones al punto de haberse abierto más de 8.000 empresas en 5 años.
El ex presidente y candidato fue muy bien recibido, hasta se podría asegurar que calurosamente recibido por trabajadores, sectores medios, empresarios Pyme y más que eso, movimientos sociales como el Evita, Octubres y Lautaro, y gran parte del Justicialismo local, aunque el PJ de Graciela Caamaño no participó institucionalmente.
Es cierto que la Concertación Plural se desmembró porque muchos intendentes, caso Gustavo Posse, se apresuraron a abandonar el barco temiendo un naufragio, cuando en San Martín parece que el navío K sigue navegando hacia buen puerto.
En el municipio participarán 22 listas a nivel local, que íntimamente reconocen como máxima aspiración meter algún concejal y tratar de posicionarse rumbo al 2011, pero no hay ninguna, ni de lejos, que pueda mostrar esta máquina de relojería perfectamente aceitada que manifestó el Ivoskismo al unir a sectores que pueden estar enfrentados en algún reclamo sectorial, pero cobijados por el modelo K; la alianza entre Kirchner e Ivoskus no habla de un modelo de gestión, lo muestra, y el principal problema para la oposición es luchar contra hechos.
Los detalles de la recorrida son accesorios, que fue al hospital Thompson y prometió una segunda partida de ayuda financiera nacional para que el hospital emblema del municipio “Deje de ser un hospital de la dícada del 30”. Y en el Parque Suarez fue recibido por empresas en plena actividad, donde la crisis internacional no se aprecia, y donde en el 202 “Había un baldío”. Allí fue escuchado y aplaudido por 800 empresarios a los que obviamente el modelo, el famoso y discutido modelo, les favorece: “Hoy nos dicen que queremos un Estado intervencionista, nosotros queremos un Estado presencial ¿Pueden solos dar la batalla contra el mercado, terminar con la expoliación de las tasas de interís, puede ganar el mercado interno y el internacional si no hay un Estado que promocione?” reflexionó e interrogó a los empresarios el ex mandatario.
“Si no se hubiera negociado la deuda externa privada -Argentina no era viable-, y agregó que la negociación con los fondos buitres fue firme porque no podía “decirles ’nene, hermoso, tenís que ceder el 70 por ciento porque hicieron uso y abuso de la deuda’”.
Habría que preguntarle uno por uno a esos empresarios si quieren volver a la etapa neoliberal, al endeudamiento externo para conseguir un superavit fiscal que ya existe, si quieren abandonar una paridad cambiaria competitiva.
En ese sentido, dijo que “Es importante tener memoria” y recordó cuando “estábamos en default, no había reservas en el Banco Central”.

“La gente votó a la Alianza porque había ideas que podían ser, y tuvieron miedo de llevarlas adelante, como en 1989 los que vinieron con la revolución productiva”.
Al respecto, indicó que “Me dolió que en nombre de mi partido se llevara adelante un proyecto neoliberal”.
Y para redondear un visita muy productiva con miras al 28J, mientras el Pingüino pisaba tierra sanmartinense Chacarita derrotaba a Platense en el último minuto y ascendía a Primera A.

Fuente: infoban.com.ar