Dos estancias, ubicadas en General Las Heras y Suipacha fueron asaltadas por encapuchados armados que se robaron dinero en efectivo, televisores, telífonos celulares, camionetas y armas.En uno de los asaltos los delincuentes hirieron al dueño del campo de un golpe en la cabeza y lo mantuvieron privado de la libertad durante varias horas junto a su esposa y uno de sus hijos, mientras que en el otro los ladrones ataron y encerraron a la encargada del campo y a tres empleados.
A su vez, en la última semana hubo robos en otros tres campos. Los asaltos tuvieron lugar en Nueve de Julio, San Andrís de Giles y Navarro.
El dueño de la estancia asaltada en Suipacha, Arturo Diehl expresó su temor en Radio 10 por el auge del delito rural. “Este es un pueblo chico en el que lamentablemente están comenzando a pasar este tipo de cosas”, dijo. El hombre aludió así a la pírdida de tranquilidad en un pueblo caracterizado por la calidez entre sus habitantes.
“Tenemos muchas cosas lindas pero son fuentes de trabajo y ahora salimos en los medios por un hecho feo. Los hombres que entraron en mi casa rompieron todo”, se indignó.
Acerca de los dos últimos robos, los investigadores descartaron por el momento que ambos hechos estín relacionados entre sí, a pesar de que se produjeron en establecimientos rurales distantes a pocos kilómetros entre sí.
Fuentes policiales dijeron que uno de los hechos se originó durante la madrugada cuando Diehl, tícnico agropecuario de 63 años, regresaba a su campo junto a su esposa, en el partido bonaerense de Suipacha.
Según denunció la propia víctima a la Policía, al llegar al casco de la estancia fue sorprendido por un delincuente que lo golpeó en la cabeza y que lo obligó a entrar a la casa, al igual que a su esposa.
De acuerdo con su relato, los asaltantes eran cinco, tres de los cuales estaban encapuchados y los otros dos actuaban a cara descubierta.

Fuente: infoban.com.ar