Aunque existe más información y en la última dícada comenzó a disminuir la cantidad de nuevos diagnósticos, todavía existe un 30% de personas con lepra que ignoran que padecen esta enfermedad, que se cura si se diagnostica a tiempo y se trata adecuadamente.
Ese subdiagnóstico “es lo que se llama la tasa oculta de la lepra y aunque tenemos en el país un promedio de 420 casos nuevos identificados por año, todavía no logramos erradicarla”, comentó por vía telefónica desde Resistencia, Chaco, el doctor Roberto Escalada, presidente de la Sociedad Argentina de Leprología.
Para identificar esos casos “ocultos”, se necesita que la población reconozca los signos con los que esta infección con el Mycobacterium leprae se da a conocer: manchas en la piel que pierden sensibilidad, capacidad de transpirar y crecimiento de vello. De ahí la recomendación de que “toda mancha con adormecimiento que persiste en el tiempo, debe hacer pensar en lepra”, de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).
La próxima semana, la SAD realiza la 8a. Campaña Nacional de Educación y Prevención de la Lepra (www.sad.org.ar/lepra/principal.htm) para dar a conocer que esta infección, que ataca la piel y los nervios perifíricos, se puede curar con remedios que son gratuitos y de uso ambulatorio. A pesar de esto, se confirmó, aún continúa en el país la falta de drogas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y sobre lo que LA NACION informó hace ya un año.
“La información es muy importante porque asegura la detección temprana de los síntomas, la consulta rápida y el diagnóstico precoz. Y esto es lo que nos falta para evitar que pacientes sigan deambulando por los consultorios sin una solución. No hay que olvidar que los pacientes sufren la lepra y la discriminación que provoca su nombre -agregó Escalada-. A muchos aún los echan del trabajo y pierden su vida social.”

*Fabiola Czubaj

Fuente: infoban.com.ar