Así lo aseguró la compañía en un trabajo en el que analizó el comportamiento de la demanda residencial con la singularidad de que “al consumo estacional de invierno de todos los años, se le agrega el aislamiento social”, lo que contribuyó al incremento del consumo eléctrico en “valores récord”.

“Debido a esto, julio de 2020 es el mes de mayor consumo residencial de los últimos cinco años, sólo superado por los registros de enero de 2016”, explicó la empresa al señalar que la demanda total residencial de Edenor de julio (1.129.904 GWh) duplicó a la de abril (561.283 GWh).

De acuerdo con datos difundidos por la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec) a nivel país, en su último reporte se afirma que entre julio de 2019 y el mismo mes de este año, la demanda residencial ascendió un 13,7%.

Este comportamiento se explica, en parte, al contexto actual de aislamiento preventivo, social y obligatorio y al efecto bajas temperaturas.

En el área de concesión de Edenor la comparación interanual de temperatura entre julio de 2019 y 2020 es de -1° C.

En lo que respecta al detalle de las distribuidoras de jurisdicción nacional (CABA y GBA), durante julio 2020 demandaron un 36% del consumo del país.

“Teniendo en cuenta este contexto, el incremento en el consumo se vio reflejado en las facturas”, explicó Edenor, al hacer referencia a la queja de los usuarios por el incremento en los valores a pagar mes a mes que no responden a incrementos tarifarios sino a aumentos de consumo, de acuerdo a la explicación coincidente de las distribuidoras y que se reflejan en las estadísticas de Cammesa.

La categoría tarifaria de cada cliente está determinada por su consumo, entonces al realizarse la lectura cada dos meses, se modifica la categoría que establece el cuadro tarifario determinado por el Estado Nacional .

El consumo que se detalla en las facturas se lee cada dos meses y se divide en dos emisiones mensuales.

Las facturas están compuestas por un cargo fijo y uno variable, que se determina en base a los kWh consumidos por cada cliente.

Según el régimen tarifario establecido por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), el cliente pagará un cargo fijo, haya o no consumo de energía, y establece un cargo variable, en función de la energía consumida en ese periodo.

Si el consumo es de hasta 400 kWh por mes, el cliente se ubica en las categorías tarifarias más bajas que son las R1, R2 y R3; si el consumo es entre 401 kWh y 600 kWh, se ubica en las categorías intermedias R4, R5 y R6.

Si se supera el consumo de 601 kWh, se ubica en las tres categorías más altas, que son R7, R8 y R9, las que tienen los cargos fijos y variables más altos.

Edenor, destacó en este contexto que “las tarifas eléctricas las fija el Estado Nacional y que las mismas “no registran aumentos desde hace 18 meses”.