En el marco de la 1ra. Sesión Especial correspondiente al actual periodo legislativo el oficialismo aprobó en el HCD la rendición de cuentas del ejercicio 2005.La segunda sesión más importante del año, en la que el Deliberante ejerce el control de gastos efectuados por la comuna no demandó a los ediles más de 30 minutos para su tratamiento.
La aprobación de la memoria y balance del período 2005 fue por 13 a favor y 9 en contra, por la ausencia de los concejales menemistas Rodolfo Grecco y Mabel Sabín, que habitualmente acompañan el voto del oficialismo.
Por la negativa votaron los ediles del ARI-UV, FPV y Frente Grande, PRO y Paufe.
Este último, Ubaldo Rattín, alegó ante el cuerpo deliberativo su falta de conocimientos contables para abstenerse, cuestión que no fue autorizada, por lo cual finalmente votó por la negativa.
Luis Parodi del PRO y Blanca Díaz de ARI- UV recordaron que no contaron con el tiempo suficiente para revisar las cuentas municipales, y el impedimento de hacerlo con la asistencia de profesionales idóneos en la materia.
Además Parodi (PRO) planteó la modificación del punto que establece la responsabilidad de los concejales por la aprobación de la norma fundamentando la falta de conocimiento de los detalles de la Rendición de Cuentas. La moción fue debidamente apoyada pero al momento de votar no fue aprobado por el oficialismo.
Mediante un comunicado los Concejales Luis Parodi y María Marta Maenza rechazaron la aprobación del dictamen del oficicalismo a la rendición de cuentas presentada por el D.E. para el año 2005, por el hecho que no fueron autorizados por las autoridades del HCD “a realizar la revisión de las cuentas municipales con asesores especialistas en finanzas públicas debido a la existencia de un dictamen de la Secretaría Legal y Tícnica del Intendente de fecha 23 de Abril de 2002” que impide llevar adelante la revisión.
Asimismo aclaran que “Si bien los plazos establecidos por la Ley Orgánica Municipal fueron cumplidos por el municipio, en lo atinente a la presentación de las cuentas al HCD, respecto al mencionado dictamen cabe hacer las siguientes consideraciones:
Fue realizado por parte interesada, el D.E.  De esta manera no se cumple con una efectiva división de poderes.  El control político institucional del HCD no se puede ejercer en abstracto, por lo tanto, sí corresponde el examen tícnico de las cuentas públicas. Asimismo, corresponde que lo haga un concejal opositor, por razones obvias.
Se impide una revisión profunda y adecuada de las cuentas públicas municipales, realizada por profesionales idóneos en la materia: finanzas públicas. Nos preguntamos: ¿cómo aprobar una gestión sin verificación tícnica?, por ejemplo, constatar si se respetan las modalidades de contratación.
¿Cuál es el espíritu de la norma (Ley orgánica Municipal)?: Habilitar al concejal como representante de los vecinos a realizar el control de las cuentas públicas.  Nos preguntamos: ¿es obligación del concejal ser experto en finanzas públicas? La respuesta es no.  Por lo tanto, el concejal debe poder contar con el auxilio y la asesoría de expertos. Caso contrario no puede CONTROLAR, y por lo tanto la norma es letra muerta. Conclusión: tenemos una cáscara vacía que violenta la disposición de la Ley Orgánica Municipal”. Explicaron los ediles en oposición al dictamen de la mayoría que responde a García.

Un poco de historia

Esta discusión sobre los plazos de revisión se mantiene hace años. En controles anteriores los ediles Varani, Martín, Bonadeo y Vigliecca sostuvieron la misma posición, de hecho fueron denunciados por supuestamente haber retirado documentación para su análisis, cuestión que no pudo ser probada, y para lo cual el ejecutivo se valió de “cámaras ocultas” destinadas supuestamente a seguridad.
La responsabilidad patrimonial de los ediles implica que aquellos que aprueben la rendición de cuentas, respondan solidariamente con su patrimonio sobre los posibles perjuicios al erario público que pudieran causar.
El Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires, efectuó a lo largo de los últimos años observaciones millonarias, de las cuales, aún permanecen serias reservas por períodos anteriores, y varias rendiciones de cuentas aprobadas por el oficialismo, tienen pendiente de sentencia procesos penales en los tribunales por sumas millonarias.
Es el caso de los cuestionados “cursos” que nunca se habrían prestado y que significaron una “malversación de caudales públicos” cercana a los 3 millones de dolares. Otro de los temas aprobados por el HCD pendiente de aprobación por el Tribunal de Cuentas y que fue sistemáticamente apelado por el municipio tiene que ver con el caso de “data entry” que significó gastos por decenas de miles de pesos prestados por una empresa aparentemente fantasma, con facturas correlativas, y sin que pudiera comprobarse la existencia de los servicios abonados, a la vez que sí se comprobó que en caso de que hubieran existido, los sobreprecios pagados por la comuna conllevaron un perjuicio millonario a las arcas de fondos propiedad de los vecinos.
Tambiín el HCD aprobó rendiciones de cuentas con pagos a empresas “usina de facturas” que fueron denunciadas por ser prestatarias de servicios intangibles, con domicilios inexistentes, o como uno de los casos denunciados más escandalosos, con domicilio en una mesa de un bar de Belgrano, en la Capital Federal.
Si bien todas las sospechas que motivaron denuncias nunca llegaron a juicio, varias de ístas, se encuentran pendientes de elevación a juicio, con varios funcionarios municipales imputados de delitos contra fondos públicos.

Fuente: infoban.com.ar