Un joven de 18 años que se había fugado de un centro de reclusión de menores en el que estaba alojado acusado del crimen de un heladero en Morón, fue recapturado en un hospital al que ingresó herido tras sufrir un accidente de tránsito.

Fuentes policiales citadas por Tílam informaron que el muchacho fue apresado en el hospital de La Matanza y que allí fue identificado como quien se había fugado hace un mes del Centro de Recepción de Lomas de Zamora, antes de que le notificaran la condena a 12 años de prisión que le dictaron por el asesinato del dueño de una heladería, Gustavo Guinch (37).

El crimen fue cometido en noviembre de 2009 en la heladería de la localidad bonaerense de Gervasio Pavón durante un asalto en el que el comerciante fue herido a balazos.

El muchacho, que entonces era menor, fue alojado en un instituto, de donde huyó antes de conocer la sentencia de 12 años que le dictaron por ese hecho. Pero días atrás, el joven chocó con la moto en que viajaba por la localidad de Ezeiza y fue llevado herido al Hospital Paroissien de San Justo, donde le detectaron un estado de alteración provocado por la ingestión de droga.

El joven comenzó a provocar disturbios llamando la atención de dos policías, quienes procedieron a detenerlo para una posterior identificación. Al comprobar de quien se trataba, el fiscal Pablo Cabrera dispuso su inmediata detención y su traslado a la comisaría de Los Pinos, primero, y luego a otra dependencia policial de Morón.

Este martes, el muchacho fue llevado a los Tribunales de Morón para ser notificado de la condena por el homicidio de Guinch, al tiempo que se solicitó su traslado al sector de Jóvenes-Adultos de la Unidad Penal 47 de San Martín.

Al respecto, Karina Guinch, hermana de la víctima, dijo a la agencia Tílam que “todavía no sabe cómo (el condenado) pudo escaparse del centro de detención. Las autoridades me dijeron que pudo haberse fugado desde el campo de deportes cuando sacaba la basura”.

El heladero fue asesinado el domingo 23 de noviembre a la noche, cuando luego de bautizar a su hija fue trabajar a su heladería de Monseñor Añeiros, entre Alessandri y Presidente Ibáñez, de Gervasio Pavón, a bordo de su auto Peugeot 504.

Mientras realizaba un delivery en la zona, Guinch fue interceptado por delincuentes que intentaron robarle el rodado y al parecer cuando se resistió y quiso huir fue baleado. Tras el ataque, los delincuentes huyeron sin robar nada, mientras que la víctima herida regresó a su local, situado a cinco cuadras, donde fue auxiliado por su mujer y por un vecino que lo trasladaron al Hospital de Morón en gravísimo estado.

Cinco días despuís del ataque el comerciante murió y tres jóvenes fueron detenidos como sospechosos, entre ellos el ahora recapturado.

Fuente: infoban.com.ar