Un nutrido grupo de vecinos, en su mayoría jóvenes, se concentró en la tarde de este lunes frente a la sede de la Comisaría 6ta de Moreno para reclamar justicia en el caso del femicidio de Ludmila Pretti, de 14 años.

Al canto de “yo sabía, yo sabía, que a los asesinos los cuida la policía”, los manifestantes cuestionaron que el personal policial permitió que se fuera de la dependencia el principal sospechoso del crimen, identificado como Cristian Gerez, de 19 años.

Gerez estaba en la sede policial junto a otros jóvenes que participaron de la fiesta clandestina tras la cual fue asesinada la adolescentes.

Todos habían sido citados para declarar como testigos en el caso, que hasta el momento era una investigación por desaparición, cuando Gerez argumentó que se había olvidado el documento y pidió permiso para ir a buscarlo, aunque nunca volvió.

Poco después fue hallado el cadáver de la chica en el cuarto donde vivía el ahora principal sospechoso.

Protesta Frente a la Comisaría

Pasado el mediodía del lunes, numerosos vecinos, en su mayoría jóvenes, compañeros de colegio de la víctima, se acercaron hasta la comisaría sexta, ubicada frente a la estación ferroviaria de Francisco Alvarez, a unas quince cuadras del lugar del crimen.

Momentos de tensión se vivieron cuando los manifestantes se pusieron cara a cara con el cordón policial mientras subían el tono de sus cánticos y reclamos.

Los vecinos se quejaron también por la inseguridad en la zona, denunciaron inacción policial y alertaron que en Moreno ya se registraron ocho femicidios en lo que va de la cuarentena.