Lo detuvieron porque sospechan que fue íl quien inició el incendio en su casa en Josí C Paz, en el cual murió carbonizada su hija de ocho años y su mujer sufrió quemaduras de gravedad.
El suboficial, identificado como Pablo Jaramillo de 35 años y destinado en Zárate, tuvo que ser trasladado hasta el Hospital Domingo Mercante, en el citado distrito, porque afirmó haber inhalado monóxido de carbono en el voraz siniestro, revelaron voceros de los Tribunales de San Martín a un matutino porteño.

Gloria Silvana Reguán, la fiscal de la Unidad Funcional Nº 18 de Malvinas Argentinas dependiente del mencionado departamento judicial, sospecha que las llamas se habrían originado en forma intencional.

En tal sentido, los investigadores consideran que el Gendarme habría ocasionado el fuego en la vivienda, motivo por el cual resolvieron dejarlo detenido de manera preventiva, hasta que se obtengan mayores pruebas en el expediente.

La víctima fatal de la tragedia fue identificada como Celeste Jaramillo, de ocho años, quien falleció calcinada.

Su mamá identificada como Natalia Soledad Dente, de 35 años debió ser conducida de urgencia al mismo centro asistencial que su pareja, porque sufrió graves quemaduras en el rostro y en las manos.

El incendio se produjo en una vivienda de Serrano al 3.800, casi esquina Joaquín V. González, en el noroeste del conurbano bonaerense.

Algunas versiones sostienen que las ropas de la mujer tenían olor a alcohol, mientras que vecinos de la zona habrían escuchado gritar desesperadamente a Natalia mientras trataba de huir de la vivienda.

La mujer habría gritado “¡Dejame salir! ¡Abrime la puerta”. Se estima que la víctima se lo pedía a su marido quien, de acuerdo con lo explicado por testigos, estaba en la vereda vestido únicamente con un short y una musculosa.

Los vecinos se comunicaron con el número telefónico de emergencias 911, lo que originó que los servidores públicos del Comando Patrulla y los bomberos de Josí C. Paz concurrieran al escenario de la tragedia.

Pesquisas de la comisaría 1ª de Josí C. Paz tratan ahora de establecer si hay radicada alguna denuncia por actos de violencia de gínero en los que Jaramillo estuviera involucrado.

Según manifestaron los informantes, en la casa tambiín vivía un adolescente de 12 años (hijo de la mujer), quien aparentemente logró escapar y refugiarse en la vivienda de una de sus abuelas, pero que luego habría sido llevado por el personal policial a una clínica, ubicada en San Miguel.

Fuente: infoban.com.ar