Los profesionales que integran el equipo de comunicación de la Casa de Gobierno bonaerense iniciaron ayer una protesta por 48 horas, por decisiones tomadas por el Ejecutivo al mando de María Eugenia Vidal.

La medida de fuerza, que se realiza desde este martes en jornada partida, de 9 a 12, de 12 a 15 y de 18 a 21, tiene que ver con la posibilidad de ser despedidos, quedar bajo contrato de tres meses y sin aumento salarial. La flexibilización impacta en derechos laborales como el aguinaldo, la antigüedad y vacaciones y alcanza, incluso, a aquellos profesionales que tienen hasta 10 años de experiencia en la Gobernación.

Cabe consignar que en el área -a cargo de Mariano Mohadeb, ex jefe de prensa de Francisco de Narváez- se concentra el seguimiento de medios, la comunicación interna del Gobierno bonaerense y la información que reciben tanto la gobernadora como el resto de los funcionarios provinciales.

Las medidas adoptadas impactan en la carrera de comunicación pública e institucional y la garantía de un Salario Mínimo Profesional de los periodistas. El gremio ATE, que integra la CTA, acompaña el reclamo de los trabajadores de prensa que desde hace un tiempo se encuentran en asamblea.

Cabe recordar que, en los últimos días, se conoció el polímico decreto 230, firmado por la propia mandataria, el vicegobernador y todos los funcionarios de primera línea, el cual “delega y descentraliza” en los miembros de su Gabinete las facultades de echar o pasar a retiro a los agentes de la administración pública –entre muchos otros superpoderes delegados–, y que se extiende a los periodistas de la Gobernación, incluidos los profesionales que poseen estabilidad permanente.

Fuente: infoban.com.ar