El fiscal del juicio por el crimen del comerciante Ernesto Mata (50), asesinado el año pasado durante un asalto y tiroteo en la localidad de Martínez, pidió que se condene a los dos acusados a 41 y a 47 años de cárcel.
El fiscal Eduardo Rodríguez solicitó en su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro que condene a Sebastián Rodríguez Vázquez (30) a la pena de 47 años de cárcel,
mientras que a Alejandra Ortiz (32) a la pena de 41 años, ambos como coautores del robo y el homicidio del comerciante.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro comenzará hoy a escuchar los alegatos en el juicio que se sigue por el crimen del comerciante Ernesto Mata (50), asesinado el año pasado durante un asalto y tiroteo en la localidad bonaerense de Martínez.

A partir de las 11, expondrán los abogados de la querella, Miguel Angel Pierri y Marcelo Biondi; luego será el turno del fiscal Eduardo Rodríguez y por último hablará el defensor oficial
de los imputados.

En la misma jornada, los jueces del TOC 4, Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Hernán San Martín, darán a conocer la fecha en que se conocerá el veredicto del caso.

Durante el juicio, que comenzó el martes pasado, la viuda de Mata, Sofía Rodríguez, y sus hijos relataron al tribunal cómo ocurrieron los hechos y tanto la mujer como el muchacho
reconocieron a los dos imputados: Sebastián Rodríguez Vázquez (30) y Alejandra Ortiz (32).

La mujer del comerciante relató que la noche del 11 de junio de 2008 su marido llegó a su casa, ubicada en Libertad 723 de Martínez, en su auto Honda Accord gris, tras una jornada de
trabajo en su local de venta de camisas de San Isidro.

Recordó que tras escuchar que se activaba el portón del garage, situado en el subsuelo, escuchó una frenada y cuando bajó, vio a varias personas y a "un hombre de traje con un arma en la mano".

Entonces, la mujer volvió a subir, les dijo a sus hijos Nicolás (18) y Sofía (16): "Hay chorros" y llamaron al 911. Según Rodríguez, luego de que los amenazaron de muerte y le colocaron un arma en la boca a su hija, ella le entregó a los ladrones 1.700 pesos y unos anillos, mientras que su esposo les dio alrededor de 40.000 pesos que había traído de su negocio.

Cuando el resto de los asaltantes notó la presencia policial por el llamado al 911, primero intentó engañar a los efectivos que habían llegado en dos patrulleros, ya que el ladrón vestido de
traje salió a su encuentro para decirles: "¿Quí pasa muchachos? ¿Por quí vinieron? Acá está todo tranquilo".

Allí comenzó un tiroteo, los delincuentes decidieron huir con la hija de Mata como escudo humano, pero la chica logró zafarse y correr, según relató a los jueces en un testimonio que, a pedido de la familia, se hizo a puertas cerradas.

En ese momento, Mata trató de proteger a su hija, pero fue ejecutado de un balazo en la nuca por uno de los delincuentes.

Fuente: infoban.com.ar