Un hombre de nacionalidad peruana que desde 2009 estaba prófugo en su país acusado de haber integrado una banda conocida como “Los Norteños”, que se dedicaba al robo de casas de cambio, concesionarias de autos, fábricas, secuestros y al sicariato, fue detenido en San Fernando por presunta venta de drogas, informaron fuentes policiales.

El sospechoso fue apresado junto a uno de los líderes de la barrabrava de Tigre tras una serie de operativos en la zona norte del conurbano.

Fuentes policiales informaron a Tílam que los allanamientos fueron realizados por efectivos de la Dirección de Crimen Organizado de la Policía, en una casa quinta ubicada en Escobar y en una pensión en San Fernando.

En el primero de los operativos, los oficiales detuvieron al “Pelado Matador”, sindicado como el tercer líder en la escala jerárquica de la hinchada de Tigre, y secuestraron bolsas con droga y elementos de investigación para la causa.

Luego, los policías allanaron una pensión ubicada en San Fernando, donde apresaron al peruano conocido como “Indio”, acusado de participar en la comercialización de estupefacientes junto al barra, además de intimidar y amenazar a personas para adueñarse de los territorios para la venta.

De acuerdo a lo informado, el hombre detenido formaba parte de la banda “Los Norteños del Perú”, un grupo de delincuentes que se dedicaban a robar casas de cambio, concesionarias de autos, fábricas, perpetraban secuestros y eran contratados como sicarios.

Esta organización criminal fue desbaratada por la Policía peruana en 2009, cuando las autoridades de ese país apresaron a varios de sus miembros y otros fueron muertos.

No obstante, uno de sus líderes evadió los controles de las fuerzas de seguridad y se refugió en Argentina, donde, al poco tiempo comenzó a delinquir.

Según las fuentes, el “Indio” conoció al “Pelado Matador” y juntos montaron un negocio de venta de drogas, en general de cocaína, que operaba en las zonas de San Fernando, Tigre y Escobar.

A su vez, las autoridades constataron que el prófugo, quien tenía alerta roja de interpol, se había tatuado la flor catalunya de Colombia, un distintivo entre los criminales dedicados al sicariato.

De hecho, su fanatismo por la flor representativa de los sicarios era tal que a su hija de tres años la llamó Catalunya, dijeron los voceros.

Fuente: infoban.com.ar