Con un equipo especial que llegó del exterior, el Municipio trabaja bajo la superficie para optimizar el escurrimiento del agua y evitar anegamientos en el tramo que va del túnel Roque Sáenz Peña a Perú.

Con la llegada de un equipo especial del exterior, el Municipio de San Isidro avanza en la reparación de un conducto pluvial a 11 metros de profundidad, en Eduardo Costa y Ascasubi, Acassuso.

La rotura de este pluvial, construido hace más de 50 años, generaba anegamientos en la zona.

El conducto corre por Eduardo Costa (entre Perú y Roque Sáenz Peña), tiene 1,40 metros de diámetro y unos 1.000 metros de longitud. Recibe por gravedad los excedentes pluviales que se concentran en el paso bajo nivel de Roque S. Peña.

Dada la complejidad de las tareas por la profundidad hubo que construir un pozo especial. Ahora, con la nueva maquinaria se revestirán las paredes interiores del conducto con un material especial que reemplazará al antiguo hormigón.

“Estos trabajos permitirán acelerar el escurrimiento de las aguas y evitar el anegamiento del túnel de Roque S. Peña, principalmente”, explicó el secretario de Obras Públicas, Bernardo Landívar.