Tras el peor resultado electoral en los últimos 25 años, Enrique García encaró lo que desde el Sindicato de municipales calificaron como “una venganza política no una reestructuración administrativa”.
En el medio de una interna partidaria entre sectores radicales y afines al procesado intendente Enrique “Japones” García, cerca de 600 empleados municipales habrían sido dejados cesantes “sin causa aparente” y sin notificación alguna.
La pelea entre “bandas” incluye a ñoquis y punteros de diversas zonas del distrito, particularmente aquellas donde García no alcanzó el mínimo histórico, perdiendo más del 50% de los votos de elecciones anteriores.
Fuentes municipales indicaron a InfoBAN que “ya hay 200 trabajadores que engrosan las listas de desocupados y se espera que se sumen en los próximos días cerca de 400 despidos a la lista.”
Desde el sindicato (STMVL) calificaron la determinación como una medida netamente electoral “está bien que se reestructure, que echen a los que ganan 3000 4000 o 5000 pesos y no trabajan, pero no en diciembre a gente que trabaja y ahora no conseguirá trabajo, por que ¿hasta marzo quiín toma un empleado?” Se preguntó Victor Pirillo, Secretario General.
Consultado sobre las medidas que tomarán desde el sindicato de empleados municipales, quien fuera candidato en las últimas elecciones explicó “Estamos estudiando caso por caso, recibimos a la gente y cuando tengamos un panorama mas claro y sepamos cuantos son, veremos los pasos a seguir.
Otra fuente municipal consultada confirmó que “acá hay una guerra entre bandas” y explicó que sólo en la zona centro del distrito ya hay 200 despidos, situación que justificó por la “guerra entre “La banda de Gnoffo y la agrupación de Tito.” A este último le atribuyen haber trabajado para la lista de la UCR que acompañó la candidatura de Ortiz.
Por lo pronto, en la delegación de “La Loma” el panorama cambió “Gnoffo está metiendo toda su gente y echando a todos de todos lados”, en referencia al “concejal residual” Fabián Gnoffo.
Por otro lado en el Deliberante, Gnoffo tambiín protagoniza una interna encarnizada contra la “Otra banda” que tiene como protagonistas al ex Secretario de García, Willy Ruiz y Guillermo León (Ex Secrtaario de Salud comunal), por un lado; y a Vecci y Gnoffo (a quienes adjudican relación con el ex edil Carrillo y la gente de Oliva –Por el ex Senador y socio de García desde el PJ, Ezequiel Oliva-.

La encarnizada interna buscaría debilitar facciones internas del oficialismo y el botín de guerra parecen ser “los cargos”, en una caja en la que se gastan oficialmente 80 millones de pesos en sueldos, de los cuales poco menos de un tercio son empleados y el resto son contratados bajo diversas modalidades informales.
Los últimos “rebeldes” de la agrupación que liderara el desaparecido Senador Jorge Martínez, se quedan en la calle, y junto con ellos desaparece lo último del Possismo vicentelopence, que durante años trabajó políticamente bajo “Recuperación Radical”.
Allí, indican que “hay una cuenta pendiente con el Cholito Posse, por haber metido a Erro” cuando desde el punto de vista del oficialismo de Vicente López, esa banca sería para un “japonesista”.
La estrategia de García parece responder a la necesidad de abrir espacios para los nuevos “aliados K” que ingresaron a la nómina municipal tras el acuerdo con el Kirchnerismo, en medio de una fuerte disputa por espacios de financiamiento político, agravado por las denuncias judiciales que lo tienen –al Intendente- como eje de delitos como malversación de caudales públicos.

Fuente: infoban.com.ar