El encuentro entre San Lorenzo y Tigre, que se iba a llevar a cabo hoy a las 17, fue suspendido debido a que el Gobierno porteño clausuró “preventivamente” el Nuevo Gasómetro porque “no podía garantizar” que se den cumplimiento a las medidas de seguridad, higiene y limpieza.

La inhabilitación se llevó a cabo al mediodía, cuando un empleado de la Agencia Gubernamental de Control porteña colocó una banda de clausura, y podría extenderse de 48 a 72 horas.

La AFA no había emitido hasta las 17 ningún comunicado acerca de cuándo se jugará el partido, pero todo hace presumir que el mismo se llevará a cabo el próximo lunes en horario nocturno (20.30 o 21).

San Lorenzo había abierto las instalaciones del Nuevo Gasómetro, el operativo policial estaba desplegado y personal de club estaba distribuido en las instalaciones.

“El estadio fue clausurado porque no están dadas las condiciones de seguridad mínimas para que pueda funcionar en el día de la fecha”, dijo a DyN el Director Ejecutivo del Comití de Seguridad para Eventos Deportivos de la Ciudad de Buenos Aires, Ignacio Palazuelos.

Palanzuelos agregó que “no pueden violar la clausura y no creo que lo hagan. Necesitarían del apoyo de la fuerza pública y la policía va a colaborar con la clausura y no con la disputa del evento”.

Con el correr de las horas, San Lorenzo hizo escuchar su voz a travís de uno de sus abogados, Federico Laurence, primero, y el presidente Carlos Abdo, despuís.

“El estadio esta inhabilitado preventivamente pero está en perfectas condiciones. Vamos a analizar el cuerpo de abogados los argumentos que dio el Gobierno de la Ciudad para ver cómo seguimos el lunes”, señaló Laurence, en una conferencia de prensa llevada a cabo en el propio estadio.

Por su parte Abdo, en declaraciones realizadas al Canal 26, señaló “desde el gobierno nos dijeron que no tuvieron tiempo para realizar la inspección porque no tenían personal. Ayer recibimos una cídula diciíndonos que no iban a aceptar la apertura del estadio”.

“Esta situación no es normal. Creo que es la primera vez que pasa en la historia. El lunes nos vamos a presentar en un juzgado contravencional para exigir el levantamiento de la clausura”, puntualizó el presidente de San Lorenzo.

Tanto Abdo como Laurence hicieron hincapií en que alguien se tendrá que hacer cargo del gasto realizado por San Lorenzo para que se juegue el partido, el cual rondaría los 200.000 pesos.

“Es algo que está en análisis porque estamos evaluando todos los gastos. Alguien va a tener que pagar. San Lorenzo no puede pagar por la apertura del estadio, concentrar a los jugadores y poner el personal”, expresó Laurence.

Todo este conflicto se inició a raíz de los tironeos entre el Gobierno porteño y el nacional por la disputa del partido tienen directa relación con las elecciones que se realizarán mañana en Boca.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, no quiere que el partido se juegue porque en caso de que Tigre no sume de a tres, Boca se consagrará campeón antes de jugar mañana ante Banfield y íl considera que eso puede perjudicar las chances del opositor Daniel Angelici, a quien apoya, en la elección contra el actual presidente “xeneize”, Jorge Ameal.

En cambio, el gobierno nacional sí quiere que San Lorenzo y Tigre se juegue hoy porque el kirchnerismo apoya la candidatura de Ameal.

Fuente: infoban.com.ar